Vanini, Julio César (1584 o 1585-1619)

Giulio Cesare Vanini nació en Taurisano, en la provincia de Lecce, Italia, en 1584 o principios de 1585. Después de completar un curso de estudios de derecho en Nápoles, se trasladó a Padua para estudiar teología. Entró en la orden de los carmelitas y visitó varias ciudades italianas —Venecia, Génova y quizás Bolonia— y viajó por Alemania, Inglaterra y Francia. En 1612, en Inglaterra, abjuró, pero, habiendo despertado sospechas por sus ideas, siguió adelante. En 1615, en Lyon, publicó su Son la Providencia eterna; (publicado por la viuda de Antoine De Harsy), y en 1616, en París, los diálogos, en cuatro libros, El Admirandis, Diosas Reina de la Naturaleza Mortialium AC (publicado por Adrian Périer). Ambas obras contaron con el permiso regular de las autoridades eclesiásticas pero, no obstante, despertaron sospechas. Vanini luego fue a Toulouse, donde enseñó y practicó la medicina. En agosto de 1618 fue arrestado por la Inquisición. Fue condenado y luego, en febrero de 1619, quemado hasta morir tras una tortura horrible.

La obra de Vanini, que muestra repetidamente un parentesco con la de Averroes, refleja sobre todo la influencia de los escritores de los siglos XV y XVI, entre los que tenía una especial predilección por Pietro Pomponazzi, a quien llamó su maestro, el príncipe de los filósofos. de su siglo, y un segundo Averroes ("en su cuerpo Pitágoras habría colocado el espíritu de Averroes"). Junto a Pomponazzi colocó a Girolamo Cardano, Julius Caesar Scaliger y muchos otros, de quienes dibujó libremente. Su uso liberal de otras fuentes, largos pasajes de los cuales insertó, incluso textualmente, en sus propias obras, ha hecho que varios historiadores recientes hablen de plagio y de escritos "desprovistos de originalidad e integridad científica". En realidad, su actitud hacia el uso de los escritos de otros era común en su época; la preocupación actual por la cita de fuentes no existía (algunos escritos latinos de Giordano Bruno son un ejemplo de ello). Además, los escritos de los que Vanini tomó prestados generalmente sufrieron una marcada transformación en sus páginas.

Intensamente crítico de todas las religiones reveladas (su "ateísmo" se deriva de esto), Vanini creía firmemente en la divinidad de la naturaleza y en la inmanencia de Dios en la naturaleza, que es eterna y eternamente regulada por leyes estrictas ("Natura Dei facultas, imo Deus ipse "). Sostuvo que el mundo no tiene origen, al menos en la medida en que lo establezca la religión natural. El espíritu humano es material, el alma mortal. Utilizando argumentos y temas tomados de Cardano, Vanini afirmó que existe una explicación natural para todos los fenómenos supuestamente excepcionales y milagrosos en el determinismo universal; y así, volviendo a Pomponazzi, interpretó racionalmente todos los aspectos y formas de la vida religiosa.

A pesar de su frecuente declaración de que, como cristiano, seguiría aceptando con fe incluso lo que la razón había refutado, a nadie se le escapó la inclinación radical de la crítica de Vanini y, a medida que avanzaba el siglo XVII, se convirtió casi en un símbolo de la "religión atea". y pensamiento libertino.

Véase también Ateísmo; Averroes; Bruno, Giordano; Leyes de la naturaleza; Pomponazzi, Pietro.

Bibliografía

Obras de vanini

Luigi Corvaglia, ed., Las obras de Giulio Cesare Vanini y sus fuentes, 2 vols. (Milán: Società Anonima Editrice Dante Alighieri, 1933-1934), es una reimpresión de las ediciones originales con los textos de las "fuentes" impresos al lado para mostrar el "plagio". Véase también Guido Porzio, Las obras de Giulio Cesare Vanini traducidas por primera vez al italiano con un prefacio del traductor, 2 vols. (Lecce, Italia, sin fecha; publicado en 1913), que incluye biografía, documentos, bibliografía completa.

Funciona en vanini

Véase F. Fiorentino, "Giulio Cesare Vanini y sus biógrafos", en Estudios y retratos del Renacimiento (Bari, Italia: Laterza, 1911); E. Namer, "Nuevos documentos sobre Vanini", en Revista crítica de filosofía italiana 13 (1932): 161–198; E. Intención, Documentos sobre la vida de Julio César de Taurisano (Bari, Italia, sin fecha; publicado en 1965); John Owen, Los escépticos del Renacimiento italiano (Londres: Sonnenschein, 1893), págs. 345–419; G. Spini, "Vaniniana", en Renacimiento 1 (1950): 71–90; G. Spini, Búsqueda de libertinos (Roma: Editorial Universal de Roma, 1950), págs. 117-135.

Eugenio Garin (1967)

Traducido por Robert M. Connolly