Universidad de teherán

La primera universidad moderna de Irán.

En mayo de 1934, la Majles (asamblea nacional) aprobó una ley para incorporar cinco colegios públicos existentes como una nueva Universidad de Teherán. Las facultades originales incluían derecho, literatura, medicina, ciencia y tecnología (ingeniería). Reza Shah Pahlavi inauguró oficialmente la Universidad de Teherán en febrero de 1935 al colocar la primera piedra de su campus en un área al noroeste del entonces nuevo distrito administrativo y comercial. Posteriormente, se agregaron las facultades de agricultura, bellas artes y teología, así como una imprenta y una biblioteca central.

En 1943, la universidad se independizó del ministerio de educación y se organizó una junta directiva. Elegido por la facultad, el nuevo órgano de gobierno también eligió al decano. Esta independencia se vio socavada a partir de 1953, cuando la elección del decano se convirtió en una formalidad, ya que el nuevo decano debía ser aprobado por el sha. A fines de la década de 1960, el shah estaba haciendo nombramientos entre políticos en lugar de académicos, lo que socavó aún más la integridad académica de la universidad. Estos esfuerzos de control político, sin embargo, no impidieron que la Universidad de Teherán se convirtiera en el terreno propicio para todos los movimientos de oposición contra el régimen de Mohammad Reza Shah Pahlavi, incluida la oposición que finalmente condujo a la Revolución Iraní (1979).

La revolución de 1979 y la guerra entre Irán e Irak frenaron el desarrollo de la universidad, pero desde 1989 ha seguido desarrollándose y expandiéndose, agregando varias facultades e institutos nuevos. A pesar del establecimiento de otras universidades tanto en Teherán como en otras ciudades iraníes, la Universidad de Teherán tiene una reputación inigualable en el país por su excelencia académica. A principios de la década de 2000, la matrícula anual era de unos 30,000 estudiantes, más del 60 por ciento de los cuales eran mujeres; la facultad superó los 1,500. La administración de la universidad todavía se basa en el patrón establecido durante el régimen anterior.