Tratado Eisenhower-Remón (1955)

Tratado Eisenhower-Remón (1955), uno de una serie de acuerdos (firmado el 25 de enero) que redefinen el estado de la Zona del Canal de Panamá. Según este acuerdo, Estados Unidos renunció gradualmente a los privilegios ganados en el Tratado Hay-Bunau-Varilla de 1903, un acuerdo ya revisado, en particular a través del Tratado Hull-Alfaro de 1936, en el que Estados Unidos renunció a su protectorado sobre Panamá.

El Tratado Eisenhower-Remón abordó los temas económicos relacionados con el estatus de los ciudadanos estadounidenses de la Zona del Canal, fuente de constante irritación para los panameños, quienes consideraban la zona como un enclave colonial. Aunque no alteró la soberanía estadounidense sobre la zona, el tratado aumentó el pago anual a Panamá a $ 1,930,000, otorgó a Panamá el derecho a gravar los ingresos de los empleados de la Zona del Canal que no eran ciudadanos estadounidenses y modificó los límites de la zona. Los privilegios de comisaría y correos (PX) de los ciudadanos estadounidenses en la zona se limitaron a aquellos ciudadanos que realmente trabajaban para el canal, y Panamá obtuvo el derecho de imponer aranceles de importación sobre algunos bienes que ingresaran a la zona. Estas disposiciones incrementaron la participación de los negocios zonales controlados por firmas panameñas. Estados Unidos también renunció a su control del saneamiento en la ciudad de Panamá y Colón, y a sus derechos exclusivos para construir vías férreas y carreteras transístmicas. Panamá otorgó a los Estados Unidos un arrendamiento por quince años de 19,000 acres de tierra fuera de la zona para ejercicios militares.

El tratado se complementó con un Memorando de Entendimiento Alcanzado, que prometía el establecimiento de un nivel salarial único para todos los empleados de la Zona del Canal e igualdad de oportunidades de empleo para los ciudadanos panameños en los puestos de la zona, eliminando así el estatus privilegiado de los ciudadanos estadounidenses en la zona.