Tierras altas de Guayana

Tierras altas de Guayana, la región en el norte de América del Sur donde Brasil, Guyana y Venezuela se encuentran en el Monte Roraima a 9,094 pies. La mayoría de los estudiosos marcan el límite oriental como el río Esequibo, pero otros extienden el macizo a lo largo del norte de Brasil y el sur de Guyana, Surinam y Guayana Francesa. Las Tierras Altas ocupan casi la mitad de Venezuela. Sus aguas desembocan en el río Orinoco al oeste y al norte, al río Esequibo al este y a los ríos Negro y Branco al sur. Con elevaciones de 1,640 a 2,600 pies en la mayoría de los lugares, pero de 2,600 a 4,900 pies en otros, las Tierras Altas contienen cantidades comerciales de manganeso, níquel, bauxita, diamantes, oro y hierro. Con algunos de los depósitos de mineral de hierro de alta ley más grandes del mundo, explican el desarrollo de Venezuela de su estado más subpoblado y subdesarrollado, Bolívar, y la ubicación de la energía hidroeléctrica y las industrias siderúrgicas de Venezuela en Ciudad Guayana.

Estos recursos son responsables de la disputa fronteriza en curso entre Venezuela y Guyana (Guayana Británica antes de su independencia en 1966). La disputa, solo sobre la parte más oriental de las Tierras Altas, pero tres quintas partes del territorio de Guyana, se remonta a la década de 1840, cuando agentes británicos entraron en la zona al oeste del río Esequibo. El reclamo venezolano descansa sobre la cadena de misiones que se plantaron en el siglo XVIII a lo largo de los principales ríos y arroyos de la zona, pero que fueron destruidas como resultado de las guerras de independencia y las medidas anticlericales de los gobiernos republicanos. El reclamo y la posesión actual de Guyana, no reconocidos por Venezuela, surgen de una presencia británica allí desde la década de 1840 y una decisión de arbitraje de 1899 a su favor. En 1962, Venezuela presentó documentos históricos con la "historia interna" de por qué no acataría esta decisión.

En la década de 1990, el conflicto se intensificó y las Naciones Unidas designaron un buen oficial para mediar en una solución. La ex colonia holandesa de Surinam se unió al conflicto en 2000 con reclamos sobre un área potencialmente rica en petróleo del territorio de Guyana. El conflicto no se había resuelto a fines de 2007 y las Naciones Unidas seguían actuando como mediadoras.

La mayoría de los habitantes de la región son de ascendencia indígena y afro-guayanesa. Aunque Venezuela ha tratado de reclutar a estos residentes para su causa, muchos hablan inglés y se han integrado más a Guyana.

Bibliografía

Para el punto de vista venezolano, ver la excelente encuesta de John V. Lombardi, Venezuela: la búsqueda del orden, el sueño del progreso (mil novecientos ochenta y dos). Por el lado de Guyana, consulte a Chaitram Singh, Guyana: política en una sociedad de plantaciones (1988).

Bibliografía adicional

Domínguez, Jorge, et al. Conflictos territoriales y democracia en América Latina. Buenos Aires: Siglo Veintiuno Editores Argentina, 2003.

Márquez, Oscar José. La venezolanidad del Esequibo: Reclamación, desarrollo unilateral, nacionalidad de los esequibanos. Caracas: Libreria Mundial, 2002.

Mondolfi, Edgardo. El Águila y el León: El presidente Benjamin Harrison y la mediación de los Estados Unidos en la controversia de límites entre Venezuela y Gran Bretaña. Caracas: Academia Nacional de la Historia, 2000.

Morales, Faustino. Geografía física del territorio en reclamación: Guayana Esequiba. Caracas: Fondo Editorial de la Facultad de Humanidades y Educación, Universidad Central de Venezuela, 1999.

Simancas, Francisco, and Elías R. Daniels H. Conflictos y controversias, Venezuela y Guyana. Paramaribo, Suriname: Cátedra Libre Simón Bolívar, 2004.

                                    Maurice P. Brungardt