Tehuacán

Tehuacán, una ciudad y un valle, a unas 150 millas al sur de la Ciudad de México en el extremo sur del estado de Puebla. En este valle, el maíz (Zea mays) fue domesticado por primera vez hace unos 7,000 años. Las primeras mazorcas de maíz, de menos de una pulgada de largo, fueron descubiertas en los primeros niveles de dos refugios rocosos, Ajuereado y San Marcos; de los niveles superiores de estas cuevas y otras se han recogido 26,000 ejemplares que documentan el desarrollo del maíz desde su ancestro salvaje hasta las razas actuales. Paralelamente al registro de la evolución del maíz en esta secuencia estratificada de la cueva, se encuentran datos que muestran el desarrollo cultural completo, comenzando con los primeros cazadores de Ajuereado entre el 1500 y el 900 a. C. En la época de El Riego (7000-5000 aC) se convirtieron en recolectores. Luego, estos recolectores comenzaron a cultivar algunas plantas (calabaza mixta, aguacate, calabazas y chiles) en la incipiente etapa agrícola denominada Coxcatlán (5000-3400 aC). Durante la fase Abejas (3400-2300 a. C.), el pueblo de Tehuacán cultivó un número creciente de plantas domesticadas (calabaza moschata, zapotes blancos y negros, frijoles comunes y tepary), pero continuaron siendo agricultores incipientes, que a veces vivían en aldeas de casas de pozo.

La vida aldeana sedentaria, caracterizada por la agricultura de maíz y la alfarería cruda, ocurrió en la fase Purrón pobremente documentada (2300-1500 aC). Las etapas posteriores de desarrollo fueron muy similares a las del resto de Mesoamérica: Formativa: Ajalpán (1500–900 a. C.) y Santa María (900-200 a. C.); Clásico: Palo Blanco (200 a. C.-700 d. C.); y Postclásico: Venta Salada (700-1500 d. C., época de la conquista española).

Las investigaciones arqueológicas en este valle durante un período de veinticinco años (1960-1985) han documentado una de las pocas secuencias culturales completas e ininterrumpidas de la América Central. Aún más significativo, Tehuacán registra no solo la domesticación de plantas básicas del Nuevo Mundo —maíz, calabaza y frijoles— sino también el desarrollo de la agricultura misma.

Hoy Tehuacán es la segunda ciudad más grande del estado de Puebla, con una población de 2005 habitantes en 238,229. En la década de 1990, las maquiladoras textiles emplearon aproximadamente a la mitad de los trabajadores de la ciudad y dieron como resultado un boom demográfico. Cuando las maquiladoras abandonaron la ciudad a fines de la década de 1990, sus residentes enfrentaron altos niveles de desempleo y una pesadilla ambiental.