Sturges, john

(b. 3 de enero de 1911 en Oak Park, Illinois; d. 18 de agosto de 1992 en San Luis Obispo, California), director de cine más conocido por sus películas de acción, en particular westerns.

Nacido como John Carne, Sturges tenía dos años cuando sus padres se mudaron del suburbio de Oak Park en Chicago a Santa Mónica, California. Después de que se divorciaron, asumió el apellido de soltera de su madre, Sturges. Durante la Gran Depresión asistió a Marin Junior College cerca de San Rafael, California, donde trabajó como director de escena y director en un teatro local.

Sturges ingresó a la industria del cine en 1932 con la ayuda de su hermano mayor, Sturges Came, director de arte de Radio-Keith-Orpheum (RKO) Studios. En RKO trabajó en el departamento de planos y luego se convirtió en asistente del diseñador de producción Robert Edmond Jones. Una de sus asignaciones fue Feria de la vanidad (1935), el primer largometraje completo en tecnicolor. Para la Segunda Guerra Mundial, Sturges se había convertido en editor de películas. Mientras se desempeñaba como capitán en el Cuerpo Aéreo del Ejército de los Estados Unidos, dirigió y editó más de cuarenta documentales y películas de entrenamiento, incluido el documental de combate de larga duración. Rayo (1945), que codirigió con el teniente coronel William Wyler, quien fue un famoso director de cine de Hollywood.

Después de la guerra, Sturges se unió a Columbia Pictures como director de películas menores, comenzando con El hombre que se atrevió (1946) e incluyendo su primer western, The Walking Hills (1949) con Randolph Scott. En 1950 comenzó una asociación de cinco años con Metro-Goldwyn-Mayer (MGM) como director de contratos. Sus primeras películas para el estudio abarcaron varios géneros, desde thrillers (Calle misteriosa, 1950; Señorita amable, 1951; Peligro, 1953) a dramas biográficos (El Magnífico Yanqui, 1950; y La chica de blanco 1952). Sin embargo, recibió sus mejores críticas por su Western Escape de Fort Bravo (1953), protagonizada por William Holden como un capitán del ejército de la Unión que custodiaba a los prisioneros confederados en territorio indio. El manejo de Sturges de las secuencias de acción, especialmente una incursión india culminante, fue elogiada por los críticos. Siguió esta película con el drama lleno de suspenso. Mal día en Blacky Rock (1955). Un thriller occidental moderno que tocó el tema de las actitudes racistas, la película protagonizó a Spencer Tracy como un hombre con un solo brazo cuya vida se ve amenazada cuando descubre un secreto mortal en una desolada ciudad de California en 1945. La película hizo un hábil uso de la amplia pantalla Cinemascope para sugerir el aterrador aislamiento del héroe asediado.

El trabajo posterior de Sturges en MGM y otros estudios con frecuencia involucró a hombres duros que se enfrentaban a circunstancias peligrosas. A veces se enfrentaban a los peligros de la guerra, como en Cuando hierve la sangre (1959) La gran evasión (1963), y Ice Station Zebra (1968). El gran Escape, en particular, mostró la habilidad de Sturges para organizar secuencias de acción en su apasionante historia de una fuga masiva de los Aliados de un campo de prisioneros alemán de máxima seguridad. Sin embargo, la mayoría de las veces, los héroes de Sturges prosperaron en un entorno occidental donde los dilemas morales condujeron a tiroteos devastadores, por ejemplo, Tiroteo en el OK Corral (1957) El último tren de Gun Hill (1959), y Hora de las pistolas (1967). Uno de los westerns más populares de Sturges, Los siete magníficos (1960), se basó en la película japonesa de Akira Kurosawa Los siete samuráis (1954) para contar su historia de siete pistoleros profesionales que son contratados por la gente del pueblo para deshacerse de los bandidos.

El tema recurrente de Sturges del hombre contra viento y marea también apareció en sus películas no occidentales. En 1958, sustituyendo al director Fred Zinnemann, intentó convertir la novela de Ernest Hemingway El viejo y el mar (1952) en una película. A pesar de un esfuerzo incondicional de Spencer Tracy para encarnar al tenaz pescador cubano de Hemingway en la batalla con un marlín gigante, la historia no logró coherencia en la pantalla. Tracy, sin embargo, recibió una nominación al Oscar. También había poco que Sturges pudiera hacer con el guión turgente de By Love Possessed (1961), basada en la novela más vendida de James Gould Cozzens sobre la vida entre las familias de la clase alta en una ciudad de Massachusetts.

Sturges dirigió películas de forma intermitente a lo largo de la década de 1960 y hasta la de 1970, entre ellas The Hallelujah Trail (1965) Marooned (1969), y Joe Kidd (1972), pero rara vez fueron tan efectivos como sus esfuerzos anteriores. Su última película, Ha llegado el águila (1977), fue adaptada de la novela más vendida de Jack Higgins centrada en un complot nazi para secuestrar a Winston Churchill.

En sus últimos años Sturges, que padecía anemia aguda y enfisema, se retiró a su casa en San Luis Obispo. Murió de un ataque cardíaco y le sobrevivieron su segunda esposa, Katherine, y sus dos hijos. Sturges, que nunca formó parte de la escena social de Hollywood, adoptó una visión característicamente directa de su trabajo. “Me metí en el negocio del cine para ganarme la vida. Y demostré ser bastante bueno contando una historia en la pantalla. Terminé siendo un muy buen productor y director ”.

Enfrentados a un mundo hostil y violento, los hombres de las mejores películas de John Sturges —los pistoleros, los militares y el extraño manco— respondieron con coraje y determinación. Y a pesar de la autoevaluación casual de Sturges, su habilidad como director ayudó a hacerlos memorables.

La viuda de Sturges donó más de cuarenta de sus guiones de rodaje anotados a la Academia de Artes y Ciencias Cinematográficas de Beverly Hills, California. Un artículo de Sturges, "How the West was Lost", aparece en Cine y rodaje (Diciembre de 1962). Un artículo de dos partes sobre Sturges de DuPre Jones, "The Merit of Flying Lead", aparece en Películas y filmaciones (Enero de 1974 y enero de 1975). Un artículo sobre Sturges, escrito por Glenn Lovell un año después de la muerte del director, se puede encontrar en el Knight-Ridder / Tribune News Service (26 de agosto de 1993). Los obituarios están en el New York Times (22 de agosto de 1992) y Variedad
(24 de agosto de 1992).

Ted Sennett