Siles zuazo, hernán (1914–1996)

Hernán Siles Zuazo (b. 21 marzo 1914; d. Agosto de 1996), presidente de Bolivia (1956-1960, 1982-1985). Nacido en La Paz, hijo de Hernando Siles Reyes, presidente de Bolivia (1926-1930), Siles Zuazo estudió allí en el Instituto Americano y la Universidad Nacional. Uno de los fundadores del Movimiento Revolucionario Nacionalista (MNR) en 1941, comandó personalmente las fuerzas del MNR en la revolución de abril de 1952. Ese año Siles se convirtió en vicepresidente de Bolivia y en 1956 fue elegido presidente. Su principal tarea en el cargo fue controlar la alta tasa de inflación provocada por el proceso revolucionario. Al enfrentarse a los trabajadores organizados, una facción de los cuales apoyaba al MNR, fue responsable de la implementación de un programa de estabilización del Fondo Monetario Internacional. En 1960 dimitió y fue nombrado embajador de Bolivia en Uruguay.

Cuando los militares derrocaron al MNR en 1964, Siles se convirtió en el consumado oponente de los gobernantes autoritarios, buscando formas de restaurar el gobierno civil. A diferencia de otros fundadores del MNR, Siles nunca se alió con ninguna facción del ejército; en cambio sufrió encarcelamiento en varias ocasiones y exilio en Uruguay. En 1972 Siles fundó una rama izquierdista del MNR, a la que llamó MNR de Izquierda (MNRI). Cuando los militares convocaron elecciones a fines de la década de 1970, Siles llevó a su MNRI a una coalición denominada Unión Democrática y Popular (UDP) que incluía al Partido Comunista y al joven Movimiento de Izquierda Revolucionaria (MIR). Como candidato presidencial de la UDP, Siles ganó tres elecciones consecutivas en 1978, 1979 y 1980; cada vez se le negó la victoria, ya sea porque su coalición no alcanzó el 50 por ciento más requerido o porque los militares le impidieron tomar el poder.

En octubre de 1982, Siles Zuazo fue elegido presidente de Bolivia por el Congreso. Durante los siguientes tres años, presidió uno de los períodos más difíciles de la historia de Bolivia. Su gobierno enfrentó la tarea imposible tanto de resolver la peor crisis económica del país, causada por años de mala gestión militar, como de responder a las demandas reprimidas de los grupos sociales. Al mismo tiempo, Siles enfrentó una presión extrema de las instituciones financieras internacionales para implementar duras medidas de austeridad y de Estados Unidos para combatir la floreciente industria de la cocaína. Gobernar Bolivia en estas circunstancias resultó ser una tarea abrumadora. A fines de 1984, la economía había caído a un mínimo histórico, alcanzando una tasa de hiperinflación anual del 26,000 por ciento. Ante la tremenda presión de todos los sectores de la sociedad boliviana, Siles se vio obligado a convocar elecciones para julio de 1985 y dimitir un año antes de que expirara su mandato. Siles fue en gran parte responsable de lanzar a Bolivia en el camino hacia la democracia.

Siles se retiró de la política en 1985 y regresó a Uruguay. Murió allí en agosto de 1996.