San marcos, universidad de

Universidad de San Marcos, primera universidad colonial de América del Sur. Debido a que los colonos españoles en Perú querían que sus hijos fueran elegibles para puestos que requerían una educación universitaria, el ayuntamiento de Lima solicitó una universidad. Autorizada en 1551 por Carlos V, la Real y Pontificia Universidad de San Marcos finalmente se convirtió en una institución secular dotada con dieciséis cátedras académicas en la década de 1570.

Siguiendo el modelo de la Universidad de Salamanca, la Universidad de San Marcos contaba con las cinco facultades necesarias para ser una gran universidad: artes (filosofía), teología, medicina, derecho civil y derecho canónico. Además, inicialmente ofreció instrucción en quechua y en 1678 agregó una cátedra de matemáticas. Las órdenes religiosas también patrocinaron cátedras que ofrecían instrucción sobre los escritos de sus teólogos más venerados, por ejemplo, Santo Tomás de Aquino y San Agustín. En su apogeo, San Marcos tenía alrededor de treinta y cinco cátedras académicas. Aunque las instituciones religiosas de Lima ofrecían instrucción a nivel universitario, solo San Marcos estaba autorizado para conferir títulos de bachillerato, maestría, licenciatura y doctorado.

La facultad de San Marcos utilizó durante mucho tiempo textos prescritos empleados en todo el mundo hispano. Sin embargo, a fines del siglo XVIII, algunas obras de autores más contemporáneos se incorporaron al plan de estudios cuando la universidad buscó recuperar su antigua gloria después de sufrir un período de declive.

La élite intelectual de la Lima colonial pasaba por los salones de San Marcos y solía enseñar allí. Como centro de la vida intelectual durante gran parte de la era virreinal, la universidad cumplió con su cometido de educar a los hombres para el servicio en el clero o la burocracia.

En el siglo XXI, la universidad sigue siendo considerada la más prestigiosa y selectiva de la educación superior peruana.