Richards, robert eugene («bob»)

(b. 20 de febrero de 1926 en Champaign, Illinois), atleta versátil de pista y campo que fue el único hombre en ganar dos títulos olímpicos de salto con pértiga y que utilizó su ministerio y su estatus de celebridad para motivar a millones de estadounidenses.

Richards fue el tercero de cinco hijos de Leslie Richards, un técnico de línea telefónica, y Margaret Palfrey Richards, ama de casa. Incluso a una edad temprana, Richards era un atleta destacado en su ciudad natal y sus alrededores. Por ejemplo, fue finalista en los campeonatos de buceo juveniles de la Asociación Cristiana de Hombres Jóvenes del Estado de Illinois (YMCA); ganó un concurso de volteretas en un parque de la ciudad; protagonizó el equipo de baloncesto de la escuela secundaria; y fue mariscal de campo del equipo de fútbol americano de Champaign High School. Pero después de ganar un concurso de salto con pértiga en la escuela secundaria (a seis pies, nueve pulgadas), Richards se enganchó al evento y practicó sin descanso en su patio trasero con un foso improvisado y un travesaño encaramado entre un poste de teléfono y la rama de un árbol.

Aparte del atletismo, Richards tuvo una adolescencia difícil. A los quince años se unió a una pandilla de gamberros que se dedicaban a pequeños robos, algunos de los cuales finalmente pasaron un tiempo en establecimientos penitenciarios. Cuando Richards tenía diecisiete años, sus padres se divorciaron. Afortunadamente, estuvo bajo la influencia del reverendo Merlin E. Garber, quien puso su casa a disposición y dirigió al joven hacia la religión y la academia. Garber era un ministro de la Iglesia de los Hermanos, un grupo originalmente apodado "Dunkers" debido a su rito de remojo bautismal. Richards se graduó de la escuela secundaria en la primavera de 1943 y, en febrero de 1944, Garber lo ayudó a inscribirse en el Bridgewater College, afiliado a los Hermanos, en Shenandoah Valley, Virginia. En Bridgewater, donde su entrenador de atletismo era un joven instructor de biología llamado Harry ("Doc") Jopson, Richards destrozó la Conferencia Mason-Dixon, ganando seis eventos individuales, incluido el salto con pértiga, en el encuentro de la liga de 1945 solo.

A los veinte años, Richards se ordenó como ministro en la Iglesia de los Hermanos y recibió una beca que le permitió trasladarse al campus principal de la Universidad de Illinois en Urbana-Champaign. En Illinois, donde su entrenador de atletismo era Leo Johnson, Richards se centró en el salto con pértiga, alcanzando un máximo de 14 pies y 3.25 pulgadas. En 1947 terminó en un empate a siete en el primer puesto en los Campeonatos de la Asociación Nacional de Atletismo Colegiado (NCAA). Le siguió una licenciatura de Illinois en 1947, y con la ayuda de una beca de enseñanza, Richards también obtuvo una maestría en filosofía de Illinois en 1948. Richards estudió durante un año en el Bethany Biblical Seminary de Chicago, luego regresó a la Universidad de Illinois en Urbana. Champaign en 1949 para enseñar en el departamento de sociología.

Richards formó parte del equipo olímpico estadounidense que compitió en Londres en 1948 y ganó la medalla de bronce. El salto con pértiga había sido dominado por Cornelius ("holandés") Warmerdam, el primer hombre en saltar más de 15 pies (en 1940). En 1950, Richards alcanzó los 14 pies y 11 pulgadas, y un año después en los Millrose Games en el Madison Square Garden en la ciudad de Nueva York, se convirtió en el segundo jugador de 15 pies de la historia.

En 1951, Richards se unió a la facultad del LaVerne College, afiliado a los Hermanos, en el sur de California, como profesor asociado de filosofía. Ganó los títulos de salto tanto en el interior como en el exterior de la Unión Atlética Amateur (AAU) y luego convirtió su talento versátil en el decatlón. Siguió un par de victorias a principios de temporada con el campeonato nacional de decatlón AAU, anotando 7,834 puntos (1950 tablas). Fue el tercer total más alto de la historia. Por sus esfuerzos, Richards fue nombrado el "atleta sobresaliente en América del Norte" por la Fundación Helms y ganó el Premio en Memoria de James E. Sullivan de 1951, emblemático del mejor atleta amateur de la nación.

En los Juegos Olímpicos de 1952 en Helsinki, Finlandia, Richards estableció un nuevo récord de competición de 14 pies y 11 pulgadas para ganar la medalla de oro. Repitió su triunfo olímpico cuatro años después en Melbourne, Australia, con 14 pies, 11.25 pulgadas. Empatado en el primer lugar, vio a su compañero de equipo de Estados Unidos, Robert Gutkowski, fallar en la siguiente altura. En su propio intento final, Richards golpeó el travesaño en el camino hacia abajo, luego se quedó en el pozo de aserrín durante más de treinta segundos mientras el travesaño se tambaleaba, colgando del borde de los estandartes. El mito olímpico dice que el "Vicario de salto" levantó las manos en oración, deseando que la barra se quedara quieta. Lo hizo. Sin embargo, no fue tan dramático. "Miré hacia arriba y señalé la barra, pero no era una oración", dijo Richards. "Fue como, 'Oh Dios, ¿esa cosa se va a caer?'", Dijo Richards más tarde, "Puedo ver cómo la gente pensaba que era una oración, pero no lo era". Así Richards se convirtió en el primer (y sigue siendo el único) atleta en ganar dos medallas de oro olímpicas en salto con pértiga.

Pocos atletas dominaron su deporte de la forma en que Richards dominó el suyo. Fue clasificado mundial en el salto con pértiga durante once temporadas consecutivas (1947-1957) y clasificado mundial número uno en ocho. Reclamó diecisiete campeonatos nacionales de salto con pértiga (nueve al aire libre, ocho bajo techo). En 1957, cuando pocos atletas podían alcanzar los quince pies con postes de bambú, acero o aluminio, Richards saltó quince pies o más en más de 130 ocasiones, más veces que todos los demás atletas de todo el mundo. integrar bien. Además de sus tres medallas olímpicas, Richards ganó un par de medallas de oro en los Juegos Panamericanos (1951 y 1955) y obtuvo la victoria en los Juegos Millrose once veces.

Menos conocido es el historial de Richards como atleta de múltiples eventos. Como decatleta ganó doce de los veinte encuentros de su carrera, capturó tres títulos de la AAU (1951, 1954 y 1955) y entró en el equipo olímpico de 1956 (decimotercero en Melbourne). Richards también se enfrentó a la competencia general, similar a un decatlón, estableciendo un récord en los Estados Unidos en 1951 y ganando el título de la AAU en 1953. Dos veces (1951 y 1954) Richards fue el decatleta mejor clasificado del mundo.

En enero 1957 el Teatro DuPont presentó "Leap to Heaven", una dramatización de media hora de la vida de Richards, con Richards interpretándose a sí mismo. A partir de 1958, Richards se convirtió en portavoz de Wheaties, apareciendo en su caja de cereales durante un récord de trece años (1958-1970). Su autobiografía, Corazón de campeón, fue lanzado en 1959. Millones de personas se familiarizaron con sus discursos motivadores y sermones inspiradores. Cuando la pista y el campo de los veteranos se hicieron populares en la década de 1970, Richards regresó a la arena atlética compitiendo en eventos de maestría en la década de 1990.

Casado con Mary Leah Cline el 17 de febrero de 1946, Richards tuvo cinco hijos, tres de los cuales se convirtieron en destacados atletas. Richards perdió su récord de bóveda familiar con su hijo Bob, Jr., quien pasó a despejar 17 pies y 6 pulgadas. En 1990, otro hijo, Brandon, subió aún más (18 pies, 4.5 pulgadas), y un tercer hijo, Tommy, fue un destacado decatleta universitario. Richards fue elegido para el Salón de la Fama Nacional de Atletismo en 1975 y para el Salón de la Fama Olímpico de EE. UU. En 1983.

Richards fue un brillante ejemplo de la persona competitiva y deportiva sobre la que pasó toda su vida predicando. Un atleta olímpico que no descuidó ni su mente ni su alma, Richards usó su condición atlética y el púlpito para desafiar a innumerables estadounidenses a vivir como campeones.

La autobiografía de Richards es Corazón de campeón (1959). Su carrera en decatlón está narrada en Frank Zarnowski, Decatletas estadounidenses: una quiénes del siglo XX ' s quien (2001).

Frank Zarnowski