Presupuesto participativo

La elaboración de presupuestos participativos es un proceso que permite la participación ciudadana en la asignación de recursos por parte de los gobiernos locales. Promovido originalmente como una reforma democratizadora por el Partido dos Trabalhadores (Partido de los Trabajadores o PT) en Brasil, el presupuesto participativo se ha adoptado en todo el mundo.

Basándose en su tradición de asambleas vecinales, Porto Alegre fue la primera ciudad de Brasil en adoptar el arreglo en 1989-1990. Su enfoque por etapas para involucrar a los ciudadanos en la toma de decisiones combina elementos de democracia deliberativa y representativa. Todos los ciudadanos son elegibles para asistir a las asambleas a nivel de distrito para discutir las necesidades locales y las prioridades presupuestarias. A su vez, las asambleas eligen representantes que sirven en un consejo de la ciudad que formula metas presupuestarias y monitorea el proceso presupuestario y su implementación.

Considerada ampliamente como un experimento exitoso en la promoción de la participación ciudadana en Porto Alegre, la práctica se ha extendido rápidamente por todo Brasil. Para 2004, 200 ciudades de Brasil estaban utilizando el arreglo, al igual que cientos de ciudades de América Latina. España, Italia, Canadá, Indonesia, Sudáfrica e India se encuentran entre los países que también han adoptado variaciones del presupuesto participativo. Las organizaciones internacionales desde el Banco Mundial hasta las Naciones Unidas han respaldado la presupuestación participativa como una "mejor práctica" y la promueven en su programación. El presupuesto participativo es una de las prácticas más innovadoras del gobierno democrático moderno que surge de la América Latina contemporánea.