Popoluca

ETNONIMOS: ninguno

El censo mexicano de 1990 registró 29,203 hablantes de popoluca que vivían en el sur de Veracruz. Son cultural y lingüísticamente similares a los indios Mixe y Zoque de las cercanas Chiapas y Oaxaca. Hay cuatro grupos sociales separados, que tienen culturas e idiomas distintivos. El mayor de estos grupos, la Sierra o Altiplano Popoluca, se encuentra disperso en veinticinco pueblos y caseríos. Los otros cuatro grupos viven en las localidades de Oluta, Sayula y Texistepec.

Los diversos grupos Popoluca habitan dos ambientes muy diferentes. La Sierra Popoluca vive en elevaciones de 100 a 800 metros; las precipitaciones son abundantes, y hay bosques de robles y pinos en las elevaciones más altas, sabana en las elevaciones más bajas. En contraste, los pueblos de Oluta, Sayula y Texistepec están ubicados muy cerca del nivel del mar y son muy secos, además de polvorientos en primavera; el terreno está cubierto de sabana.

A pesar de sus conquistas anteriores por parte de los nahuas y los españoles, los popoluca tuvieron poco contacto con los no popoluca hasta el siglo XX, cuando la agitación social provocada por la Revolución Mexicana los puso en contacto con otros grupos.

Los popoluca subsisten a través del cultivo de maíz, frijol y zapallo, aunque también cultivan tomates, piñas, chayotes, camotes (ñame), mandioca y otras frutas y verduras. Cultivan café para venderlo al contado. Se practica la agricultura itinerante (en el patrón de milpa) y se plantan dos cultivos al año. Los campos generalmente se plantan con palos de excavación, aunque algunas personas usan arados. Se crían pequeñas cantidades de aves y cerdos. Algunos hombres cazan con flechas sin plumas, capturando ciervos, jabalíes, conejos y algunas aves. Los peces se capturan con la ayuda de redes y venenos.

Las casas son estructuras simples. Cuatro postes en las esquinas sostienen el techo, que está tejido de zacate hierba y dura hasta veinticinco años. Las paredes están hechas de palos verticales, que no excluyen el viento y la lluvia. Los palomares se construyen para el almacenamiento de maíz y bienes domésticos. La gente se sienta en un tipo único de banco hecho con un tronco o en hamacas y duerme en camas hechas con tablillas de caña.

Los españoles tuvieron un éxito muy limitado en instar a los popoluca a vivir en pueblos densos, y ningún éxito en influir en ellos para alinear las calles en un patrón de cuadrícula, aunque las limitaciones del terreno fueron al menos en parte responsables de este último fracaso.

Los hombres visten ropa de un tipo que se vende en la mayor parte de México: pantalones y camisas de muselina. Las mujeres usan faldas cruzadas estilo precontacto y ninguna prenda por encima de la cintura.

Las mujeres se ocupan de las tareas domésticas y de la crianza de los hijos, cuidan de los animales domésticos y tejen. Los hombres hacen el trabajo agrícola, construyen casas y cazan y pescan. Las mujeres solteras también trabajan en el campo. Los Popoluca no tienen mercados, sino que compran y venden a comerciantes ambulantes de fuera de su sociedad. Algunas ciudades tienen comerciantes zapotecas residentes y hay algunas tiendas Popoluca que venden bebidas alcohólicas y, ocasionalmente, artículos para el hogar. Por lo general, queda muy poca riqueza cuando se han cubierto los gastos de vida, y esta poca se gasta en fiestas.

La organización social y económica se basa en la familia nuclear o, a veces, en familias poligínicas. El cálculo del parentesco es bilateral.

La organización política de la ciudad es por ayuntamiento pero debido a que este esquema es de origen extranjero, la gente misma encuentra poco significado en él. Se elige al presidente municipal. Algunas aldeas tienen barrios, aunque, como los municipios, no tienen importancia para la gente.

El mundo sobrenatural es en gran parte precolombino y muy similar a las concepciones de los aztecas, zapotecas y mayas. Figuras similares a las presentes en el Popol Vuh, un texto sagrado maya que se ha conservado de versiones registradas justo después de la conquista, son comunes, incluido el dios del huracán, que puede ayudar o destruir los campos agrícolas. Los Popoluca también tienen dioses del maíz y chanekos, pequeños espíritus que viven en cuevas y cuidan de los animales de caza. Además, hay espíritus peligrosos, que viven en lugares específicos y que pueden matar personas. los nagual o bruja, puede ser un ser sobrenatural o un ser humano, y puede transformarse en un animal. Los popoluca tienen mucho cuidado en hacer ofrendas a los seres sobrenaturales para que su maíz crezca bien o sus expediciones de caza y pesca tengan éxito. Se cree que la enfermedad es causada por la intrusión sobrenatural de objetos en el cuerpo y por la pérdida del alma, esta última indicada por un pulso débil.

Las mujeres dan a luz a sus hijos de rodillas o sentadas al final de un banco. A los niños se les dan nombres en español. La educación y la socialización consisten principalmente en enseñar tareas de adultos. Un futuro novio recluta a un ayudante para pedirle a la familia de una posible novia su mano en matrimonio. Una vez que se ha aceptado la oferta del futuro novio, debe realizar el servicio de la novia; más tarde, el matrimonio finaliza con una fiesta. Los matrimonios tienden, sin embargo, a una fácil disolución. Los muertos son enterrados con ajuar funerario que se cree necesario para el largo viaje a sus destinos finales, así como con una moneda para pagar la entrada al más allá.

Bibliografía

Báez-Jorge, Felix (1973). Los zoque-popolucas, estructura social. Ciudad de México: Instituto Nacional Indígena; Secretaría de Educación Pública.

Foster, George M. (1982). Una economía mexicana primitiva. Westport, Connecticut: Greenwood Press.

Foster, George M. (1969). "El Mixe, Zoque, Popoluca". En Manual de indios de América Central, editado por Robert Wauchope. Vol. 7, Etnología, primera parte, editado por Evon Z. Vogt, 448-477. Austin: Prensa de la Universidad de Texas.

Munch Galindo, Guido (1983). Etnología del istmo veracruzano. Mexico City: Universidad Nacional Autónoma de México, Instituto de Investigaciones Antropológicas.