Petrobras

Petróleo Brasileiro SA, o Petrobrás, es una empresa público-privada que opera en la industria del petróleo, gas natural y energía tanto en el mercado brasileño como en el internacional. La industria petrolera de Brasil tiene una historia larga y turbulenta. Hasta la década de 1930, el mercado mundial del petróleo estaba controlado por media docena de empresas estadounidenses y europeas, lo que generó preocupación en Brasil de que el futuro energético del país estuviera a merced de este monopolio. El Consejo Nacional del Petróleo (CNP) se creó en 1938 para explorar, desarrollar y comercializar los recursos petroleros del país. Poco después de la Segunda Guerra Mundial, el país entabló un intenso debate sobre cómo asegurar los recursos petroleros para sus necesidades futuras. En general, se entendió que sin un suministro de energía fuertemente garantizado, no se podría lograr la industrialización de la economía brasileña. Las fuerzas armadas, los líderes industriales y las facciones de izquierda consideraron la autonomía energética como un imperativo para la seguridad y el bienestar futuros del país.

Mientras que los nacionalistas estaban a favor de excluir el capital extranjero y otorgar derechos exclusivamente a los brasileños para la exploración, extracción, refinación y comercialización de petróleo, los sectores moderados estaban a favor de permitir la inversión extranjera en la exploración de estos recursos, dada la escasez de capital y tecnología del país. El presidente Getúlio Vargas se inclinó por esta última opinión, que los nacionalistas tildaron de "venderse" a los extranjeros. En 1953, en medio de una campaña nacionalista de gran alcance en torno al lema "Es nuestro petróleo", Vargas, en su segundo mandato, instituyó un monopolio gubernamental sobre la industria petrolera y aprobó la organización de Petrobrás, sin inversionistas extranjeros.

Al principio Petrobrás estuvo en el centro de las disputas políticas, ya que los nacionalistas y líderes sindicales intentaron dictar los lineamientos de la empresa. Una vez que los militares llegaron al poder en 1964, Petrobrás se fortaleció considerablemente, convirtiéndose en la mayor compañía petrolera latinoamericana en términos de ventas en 1990, a pesar de que las reservas conocidas de Brasil en ese momento eran de poco más de mil millones de barriles. Bajo el régimen militar, aunque los cargos gerenciales clave estaban ocupados por oficiales, la compañía permaneció independiente de las fuerzas armadas y grupos políticos, a diferencia de otras compañías petroleras latinoamericanas.

En 1983 Petrobrás comenzó a descubrir grandes reservas de petróleo y gas natural, principalmente en la plataforma continental. En 1997, la producción diaria de Brasil superó la marca del millón de barriles. Ese mismo año, en el contexto de reformas liberales y una política bajo la administración de Fernando Henrique Cardoso (1995-2001) de limitar el papel del gobierno, se abolió el monopolio estatal del petróleo, y el gobierno federal retuvo la propiedad de las reservas de hidrocarburos. En 2006, dos tercios de las acciones de Petrobrás eran de propiedad privada y el 4 por ciento cotizaba en la Bolsa de Valores de Nueva York. El gobierno brasileño tenía el 56 por ciento del capital con derecho a voto. En 2006, la producción de petróleo del país se acercaba a la autosuficiencia, a 1.92 millones de barriles por día. Las reservas de Brasil se estiman en 11.458 millones de barriles de petróleo y gas natural.

Petrobrás opera en veintitrés países y es un actor importante en exploración y producción en Venezuela, Perú y Ecuador y en refinación en Argentina y Bolivia. En 2006, su producción en el extranjero fue de 230,000 barriles de petróleo y gas por día. Petrobrás invierte en el desarrollo de recursos humanos y dirige un centro de investigación y desarrollo de clase mundial (CENPES).