Otomanismo

un principio político supranacional y protonacionalista que enfatizaba el patriotismo y el sentimiento de grupo de todos los ciudadanos otomanos.

Las élites políticas utilizaron el otomanismo para lograr el consenso entre las diferentes comunidades étnicas y religiosas y fomentar la unanimidad política y social en la lealtad al sultán. Se originó como una respuesta a las invasiones extranjeras y los movimientos separatistas durante el período Tanzimat y fue sostenido por una mayor movilización social y política. Si bien el otomanismo era lo suficientemente vago y maleable para servir a diferentes plataformas políticas, la indivisibilidad territorial de los dominios otomanos fue su preocupación constante. El principio administrativo de centralización fue parte integral de las políticas otomanistas.

El otomanismo germinó del reconocimiento de Tanzimat de la noción de ciudadanía. Los jóvenes otomanos infundieron al otomanismo ideas constitucionalistas, que el sultán Abdülhamit II suplantó con símbolos islámicos y solidaridad. Los jóvenes turcos se suscribieron al otomanismo secular y constitucionalista, pero estaban divididos sobre la naturaleza del marco administrativo subyacente. La posición centralista prevaleció después de la revolución de 1908. El desmembramiento y la secesión poco sistemáticos de las partes no musulmanas del imperio comprometieron el impulso secularista del otomanismo. El otomanismo no era una ideología coherente, pero frenó el crecimiento de nacionalismos particulares, particularmente entre los grupos musulmanes.