Ortega saavedra, daniel (1945–)

Daniel Ortega Saavedra es el líder principal del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN), fue presidente de Nicaragua de 1985 a 1990 y fue reelegido como presidente en 2006. Ortega nació en La Libertad en el departamento de Chontales. Su padre era contador de una empresa minera y luchó con el ejército de Augusto César Sandino en la década de 1920. Sus padres fueron detenidos por Anastasio Somoza García en la década de 1940. Ortega asistió a escuelas religiosas privadas en Managua y conoció a Jaime Wheelock en el Instituto Pedagógico Christian Brothers. Estudió brevemente para el sacerdocio en El Salvador, bajo la dirección del obispo nicaragüense Miguel Obando y Bravo. Sin embargo, Ortega pronto regresó a Nicaragua e incrementó sus actividades en la organización Juventud Patriótica Nicaragüense a principios de la década de 1960. Por un corto tiempo asistió a la facultad de derecho de la Universidad de Centroamérica, donde se centró en organizar protestas estudiantiles.

Ortega se puso en contacto con la dirección sandinista y se unió a la guerrilla en 1963. Fue arrestado por intentar apoderarse de un puesto de la Guardia Nacional y por bombardear vehículos en la embajada de Estados Unidos. En 1964 Ortega fue detenido en Guatemala por actividad política ilegal y entregado al gobierno de Nicaragua. Fue severamente torturado; esto lo llevó a involucrarse en el asesinato de un oficial de la Guardia Nacional en octubre de 1967. El mes siguiente fue acusado de robo a un banco y condenado a ocho años de prisión. Mientras estuvo en la cárcel, estudió derecho, historia y geografía. También escribió poemas, uno de los cuales se tituló "Nunca vi Managua cuando la minifalda estaba de moda". Una redada sandinista en la fiesta de Navidad de un rico terrateniente liberó a Ortega en un intercambio de prisioneros-rehenes en diciembre de 1974. Se unió a la Dirección Nacional Sandinista en 1975 y ayudó a su hermano Humbe a desarrollar la estrategia insurreccional tercerista que tuvo éxito contra la Guardia Nacional en finales de la década de 1970. Rara vez hizo declaraciones de atribución antes de la victoria y permitió que Humberto hablara en nombre de los terceristas. Formó parte de la dirección guerrillera reunificada que dirigió la ofensiva final de marzo a julio de 1979.

Después de la caída del régimen de Somoza, Ortega se convirtió en miembro de la Junta de Gobierno de Reconstrucción Nacional. Surgió como el principal representante de la junta y los sandinistas, y viajó frecuentemente por América Latina, Europa y Asia como principal diplomático de Nicaragua. Tras la dimisión de dos miembros no sandinistas de la junta en abril de 1980, Ortega se convirtió en una figura política dominante de la revolución. Fue seleccionado como candidato presidencial sandinista para las elecciones de noviembre de 1984, que ganó de manera aplastante con el 67 por ciento del voto popular luego de que el principal candidato de la oposición se retirara de la carrera en protesta por presuntas restricciones de prensa e intimidación.

Ortega asumió la presidencia en enero de 1985 por un período de seis años. Uno de sus primeros actos fue centralizar la planificación económica en el Comité Ejecutivo de la Presidencia. Las principales tareas de su gobierno fueron crear una nueva constitución y defender al país de las amenazas contrarrevolucionarias. Ortega dividió su tiempo entre el debate constitucional, la planificación económica nacional y la diplomacia internacional. Se ganó la reputación de un pragmático con un don para el juego político. Su buena relación con el presidente soviético Mikhail Gorbachev (n. 1931) trajo ayuda económica y militar a Nicaragua desde la Unión Soviética en el apogeo de la guerra con los Contras, los opositores armados del gobierno sandinista.

Los Contras se formaron en 1980 y 1981 alrededor de dos docenas de oficiales de la guardia nacional del derrocado régimen de Somoza. A medida que se intensificaba la guerra civil, la Agencia Central de Inteligencia de los Estados Unidos ayudó en la expansión del liderazgo de la Contra a los partidarios moderados descontentos de la revolución y la ampliación de su base popular entre los campesinos y los pueblos indígenas de la costa caribeña de Nicaragua. Ortega viajaba con frecuencia a Europa del Este para consultar con jefes de estado y asegurar el apoyo de Nicaragua contra Estados Unidos. Además, jugó un papel clave en la negociación del plan de paz centroamericano que inició el presidente costarricense Oscar Arias en febrero de 1987.

Hacia el final de su mandato, Ortega implementó un plan de austeridad económica destinado a controlar la hiperinflación, fomentar una mayor productividad y reducir el gasto público. Al mismo tiempo, Ortega abrió líneas de comunicación con la oposición interna y la comunidad empresarial. Gran parte de su comportamiento político a fines de la década de 1980 fue en anticipación a las elecciones presidenciales de febrero de 1990. Ortega tuvo que enfrentar la amenaza militar de la fuerza Contra y el desafío electoral de una coalición de oposición de catorce partidos, la Unión Nicaragüense de Oposición (UNO). . Una vez más, Ortega encabezó la boleta sandinista. Gran parte de la población femenina y muchos campesinos y jóvenes varones rechazaron a Ortega a favor de la candidata de la ONU Violeta Barrios de Chamorro. Tras la derrota, Ortega prometió a sus partidarios que su partido "gobernaría desde abajo" y que la revolución sandinista continuaría.

Ortega mantuvo su lugar en la Dirección Nacional Sandinista y su título de "Comandante de la Revolución". En el primer congreso del partido en julio de 1991 fue elegido secretario general por unanimidad. Esta fue la primera vez que los sandinistas habían elegido un secretario del partido para supervisar las actividades diarias. En el encuentro, Ortega pronunció un discurso de tres horas en el que reconoció los errores del gobierno revolucionario sandinista pero llamó a los miembros a defender su derecho a la rebelión. En septiembre de 1991 reemplazó a Sergio Ramírez Mercado como líder de los diputados sandinistas en la Asamblea Nacional. Esto se atribuyó al papel de Ortega como jefe del partido y su estilo político más agresivo. Ha viajado mucho como autoproclamado emisario de la paz, sobre todo durante la ocupación iraquí de Kuwait a finales de 1990.

Ortega mantuvo su autoridad en el FSLN, pero alienó a varios elementos de la base del partido en las zonas rurales y entre intelectuales y profesionales. Se postuló sin éxito a la presidencia como candidato sandinista en 1996 y 2001. En 1999 el FSLN llegó a un acuerdo con el gobierno de Arnoldo Alemán y el Partido Liberal Constitucionalista para reducir el porcentaje mínimo del voto nacional requerido por la constitución para ganar la presidencia. del 45 por ciento al 35 por ciento.

A medida que se acercaban las elecciones presidenciales de noviembre de 2006, Ortega declaró públicamente que ya no era un revolucionario y cambió los colores de las pancartas mostradas en su campaña del distintivo rojo y negro sandinista. Cortejó a los votantes católicos conservadores con su apoyo a una ley nacional que prohíbe el aborto bajo cualquier circunstancia. También seleccionó a Jaime Morales Carazo como su compañero de fórmula a la vicepresidencia en un intento por ganarse la confianza del sector empresarial. Morales Carazo es una destacada figura empresarial cuya propiedad fue confiscada por el FSLN en la década de 1980, incluida su casa en Managua en la que Ortega sigue viviendo. El 5 de noviembre de 2006, Ortega ganó poco menos del 38 por ciento de los votos nacionales, llevándolo a la presidencia por un período de cinco años. El FSLN obtuvo 37 de los 91 escaños legislativos y pluralidades o mayorías en 12 de los 19 departamentos.