Nicaragua, frente sandinista de liberación nacional (fsln)

Los sandinistas son los revolucionarios que derrocaron la dictadura de Somoza en Nicaragua en julio de 1979. En julio de 1961 Carlos Fonseca Amador, Tomás Borge y Silvio Mayorga formaron el Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). Sus acciones militares en la década de 1960 fueron un fracaso. En 1975 los sandinistas se dividieron en tres facciones ideológicas. La facción dominante de la Guerra Popular Prolongada (GPP) estaba dirigida por Fonseca, Borge y Henry Ruíz. La tendencia proletaria de Jaime Wheelock Román, Luis Carrión (n. 1952) y Carlos Núñez (1951-1990) rechazó la noción maoísta de voluntarismo del GPP y se centró en los trabajadores de las fábricas y los habitantes de los barrios. La tercera facción (tercerista) de Humberto Ortega Saavedra, Daniel Ortega Saavedra y Víctor Tirado (n. 1940) buscó alianzas tácticas con empresarios, líderes religiosos y profesionales en 1977 y 1978. Las tres facciones se unieron públicamente en marzo de 1979. El 19 de ese mes, marcharon hacia Managua para asumir el poder político.

Los sandinistas persiguieron los objetivos de soberanía nacional, seguridad social, reforma agraria, alfabetización y un estatus internacional no alineado. En 1982 se enfrentaron a una fuerza contrarrevolucionaria apoyada por la administración Reagan. Los sandinistas dominaron la primera elección libre en la historia de Nicaragua, celebrada en noviembre de 1984. Se convirtieron en el partido minoritario en la Asamblea Nacional después de perder las elecciones de febrero de 1990 ante la Unión Nicaragüense de Oposición. Los sandinistas celebraron su primer congreso del partido en julio de 1991.

Surgieron serias diferencias políticas dentro del partido a mediados de la década de 1990. El debate entre izquierdistas ortodoxos y elementos moderados culminó en un enfrentamiento en un congreso especial del partido en mayo de 1994. Daniel Ortega fue reelegido secretario general del partido y su facción ortodoxa ganó el control de la Asamblea Sandinista y dos tercios de la Dirección Nacional del Comité Ejecutivo del partido. Los elementos moderados describieron los resultados como un revés para la democracia dentro del partido y para el país en general. Intelectuales prominentes y miembros moderados profesionales y de la clase trabajadora del FSLN renunciaron a fines de la década de 1990, y muchos de ellos se unieron al Movimiento Renovador Sandinista (MRS). La división también llevó al cierre del periódico del partido, Barricada.

En septiembre de 1997 el FSLN y el gobierno de Nicaragua bajo el constitucionalista liberal Arnoldo Alemán (n. 1946) anunciaron un acuerdo sobre el controvertido tema de la propiedad. El acuerdo creó un sistema de tribunales para pronunciarse sobre las propiedades en disputa caso por caso, de conformidad con las disposiciones de la Ley 209 aprobada por la Asamblea Nacional en noviembre de 1995. El 18 de mayo de 1998, el 103 aniversario del nacimiento del revolucionario nicaragüense Augusto Sandino, el FSLN celebró su segundo congreso de partido que cambió el poder decididamente a favor de la posición ortodoxa. Durante los gobiernos de Alemán (1996-2001) y Enrique Bolaños (2002-2007), el FSLN tenía alrededor del 40 por ciento de la Asamblea Nacional e importantes oficinas municipales y departamentales en todo el país. En 2005 una alianza entre el FSLN y el Partido Liberal Constitucionalista restringió el poder del presidente Bolaños. Los representantes leales a Alemán y Ortega cooperaron para bloquear reformas constitucionales e iniciativas de política en la Asamblea Nacional por mayoría a prueba de veto.

Durante la campaña electoral de mayo de 2006, el FSLN presentó un plan de gobierno que prometía abordar problemas de empleo, salud, pobreza y educación, rechazar el Tratado de Libre Comercio Centroamericano (CAFTA) y reconsiderar las reformas económicas solicitadas por el Fondo Monetario Internacional. El candidato del FSLN Daniel Ortega ganó la presidencia el 5 de noviembre de 2006, con poco menos del 38 por ciento de los votos nacionales y fue juramentado el 10 de enero de 2007. El FSLN ganó el control departamental de Estelí, León, Matagalpa, Chinandega, Managua y Jinotega, entre otros, además de treinta y siete de los noventa y un escaños legislativos de la Asamblea Nacional. Los leales al FSLN fueron nombrados para la Corte Suprema de Justicia y el Consejo Supremo Electoral.

En marzo de 2007 el FSLN cumplió con un acuerdo con el Partido Liberal Constitucionalista para levantar por completo las condiciones de arresto domiciliario y movimiento impuestas al expresidente Arnoldo Alemán en 2003 por corrupción y malversación de fondos. Durante los primeros meses del gobierno de Ortega, el FSLN se enfrentó a Estados Unidos por una serie de temas relacionados con la política comercial y económica, la inmigración y la extradición de delincuentes. El gobierno de Ortega nombró al sandinista Samuel Santos (n. 1938) ministro de Relaciones Exteriores. Santos inició una revisión inmediata de las condiciones de los préstamos de las instituciones financieras internacionales y buscó mejorar las relaciones diplomáticas con gobiernos de izquierda en América Latina como Venezuela y Bolivia.