Monge Álvarez, luis alberto (1926–)

Luis Alberto Monge Álvarez (b. 1926), presidente de Costa Rica (1982-1986). De origen humilde y escasa educación formal más allá del nivel secundario, Monge Álvarez, a los veintitrés años, se desempeñó en la asamblea constituyente que redactó la Constitución de 1949. Dos años después fue miembro fundador del Partido Liberación Nacional (PLN), Partido político dominante de Costa Rica. Se convirtió en secretario general de la Organización Regional Interamericana de Trabajadores (ORIT) en 1952.

Durante los años sesenta, Monge Álvarez estuvo a punto de abandonar la política. En 1960, él y el líder del PLN, José Figueres Ferrer, establecieron el Instituto Interamericano de Educación Política, un esfuerzo de colaboración de los partidos socialdemócratas latinoamericanos. Monge Álvarez quedó consternada por la revelación de que el instituto fue financiado en secreto por la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos. Su desilusión creció durante la presidencia de Francisco José Orlich Bolmarcich (1959-1962) porque creía que Orlich Bolmarcich estaba abandonando los objetivos del PLN. Figueres Ferrer consiguió sacar a Monge Álvarez del estancamiento y en 1966 le animó a convertirse en secretario general del PLN, cargo que ocupó durante doce años.

Monge Álvarez usó su puesto para construir una base sólida dentro del PLN. Durante la presidencia de Figueres Ferrer (1970-1974), ganó estatura adicional como presidente de la Asamblea Legislativa. En 1978, desafiando a la vieja guardia del partido, se postuló para presidente, pero perdió. Cuatro años después, ganó por el porcentaje más alto en las elecciones presidenciales de Costa Rica.

La política de Monge Álvarez como presidente sorprendió a quienes conocían su política y su actitud hacia la intervención estadounidense. Asumió el cargo en medio de una crisis económica. Trabajando con el Fondo Monetario Internacional, Monge Álvarez instituyó un programa de estabilización que controló la inflación y restauró el crecimiento económico. Pero lo hizo elevando las tarifas cobradas por las empresas de servicios públicos, recortando programas sociales, recortando el sector público y reduciendo la enorme burocracia. Lo hizo también cooperando con los esfuerzos de Estados Unidos contra el gobierno sandinista de Nicaragua.