Mita

Mita, un sistema colonial andino de trabajo indígena forzado rotativo asignado por el estado a beneficiarios designados. Los conquistadores españoles derivaron mita del quechua mit'a, mediante el cual la sociedad andina realizaba asignaciones temporales de trabajadores para proyectos comunitarios.

El virrey Francisco de Toledo (1569–1581) estableció la mita colonial, emitiendo leyes sobre el tamaño de los gravámenes, los salarios a pagar a los trabajadores y la frecuencia con la que un trabajador individual servía. Sin la aprobación de la corona (que seguía siendo ambivalente sobre la moralidad del trabajo forzado pero dispuesto a sacar provecho de él), Toledo instituyó una mita formal para las minas y molinos de plata de Potosí entre 1572 y 1575. Cada año movilizaba a más de 11,000 indios del provincias del altiplano entre Potosí y Cuzco. Toledo estableció otra mita importante en las minas de mercurio de Huancavelica. Particularmente antes del catastrófico declive de la población indígena, los funcionarios virreinales ocasionalmente asignaban mitas a otras minas y pueblos españoles, poniendo mano de obra barata pero no especializada a disposición de otros sectores de la economía colonial. Tal mita proporcionó a los talleres textiles de Quito gran parte de su trabajo.

Las mitas obligaron a los indios reacios a participar en la economía colonial y subvencionaron la producción económica mediante salarios bajos. Reparado (los trabajadores de la mita) a veces se quedaban para ganar los salarios más altos y el trabajo gratuito pagado. Para el 1700, el número de reparado que trabajaba en Potosí o Huancavelica era sólo una pequeña fracción de la cuota asignada. Algunas aldeas resistieron con éxito el cumplimiento de la obligación de la mita. Otras aldeas pagaban a administradores coloniales para que contrataran sustitutos del grupo de trabajadores voluntarios. Por tanto, se disponía de mano de obra gratuita, pero los españoles preservaron la mita porque subvencionaba la minería a través de salarios bajos. La mala calidad del mineral en Potosí hizo que la producción no fuera rentable sin el subsidio de la mita durante el siglo XVIII.

La mita provocó oposición por motivos humanitarios, pero muchas quejas al respecto también vinieron de sacerdotes, gobernadores, kurakas (Líderes indios) y terratenientes que querían retener a los indios para otras formas de explotación económica. Las Cortes de España abolieron finalmente la mita en 1812, pero sobrevivió al menos hasta el siglo XIX. Novela de 1889 de Clorinda Matto de Turner Aves sin nido muestra cómo el trabajo forzoso en forma de pongos se extrae de los hablantes de quechua. los pongo El sistema ha sobrevivido de hecho hasta el día de hoy.

Otras regiones de América Latina tenían sistemas similares de trabajo forzoso como el tequitl en los territorios de habla náhuatl del centro de México.