Masas apiñadas, por favor mantente alejado

Artículo de revista

Por: Anónimo

Fecha: 22 de junio de 2002

Fuente: The Economist

Sobre el Autor: The Economist es una publicación política y económica de enfoque internacional con sede en Gran Bretaña.

Introducción

El movimiento hacia una Europa unida comenzó después de la Segunda Guerra Mundial y culminó con la creación de la Unión Europea. Tras la destrucción de Europa que ocurrió durante la Segunda Guerra Mundial, seis países se unieron con el objetivo de crear un mercado común de acero y carbón. Los estados miembros —Bélgica, República Federativa de Alemania, Francia, Italia, Luxemburgo y los Países Bajos— buscaron crear cooperación económica entre vecinos europeos en un esfuerzo por desarrollar y mantener la paz en la región. Como resultado, en 1951 el Tratado de París creó la Comunidad Europea del Carbón y del Acero. Poco después, los estados miembros crearon un mercado común que se ocupaba de determinados bienes y servicios. En 1957, en virtud de los Tratados de Roma, se creó la Comunidad Económica Europea (CEE) y en 1968 se eliminaron los aranceles aduaneros entre los estados miembros. Entre los miembros, también se desarrollaron políticas comunes sobre comercio y agricultura en la década de 1960. El éxito de esta cooperación condujo a la primera ampliación de la unión para incluir a Dinamarca, Irlanda y el Reino Unido. Con el aumento de miembros, los líderes dentro del sindicato buscaron crear una unión monetaria. En 1986, el número de miembros había aumentado de nuevo con la incorporación de Grecia, España y Portugal. Luego de esa expansión, se establecieron programas adicionales para disminuir la brecha de desarrollo económico entre los estados miembros. A medida que los países de Europa avanzaban hacia una economía unificada, la CEE comenzó a representar a los estados miembros como un frente unificado en la comunidad internacional.

El Acta Única Europea se firmó en febrero de 1986 y estableció el objetivo de completar un mercado único europeo para el 1 de enero de 1993. En diciembre de 1991, los miembros del Consejo Europeo, los presidentes y primeros ministros de los Estados miembros, adoptaron el Tratado de Unión. Este tratado facilitó el cambio de nombre de la CEE para convertirse en la Unión Europea (UE) y estableció los objetivos de la unión monetaria para 1999, la ciudadanía europea y las políticas comunes en materia de seguridad. A medida que los países adicionales de Austria, Finlandia y Suecia se unieron a la UE, la organización avanzó hacia sus objetivos. En 2002, los estados miembros reemplazaron su moneda individual por el euro (con algunas excepciones: el Reino Unido, Dinamarca y Suecia son miembros de la UE que no forman parte de la unión monetaria y no convirtieron su moneda al euro). En 2004, la UE dio la bienvenida a diez países más, muchos de los cuales eran países del antiguo bloque soviético. Con los nuevos estados, la membresía de la UE se elevó a veinticinco naciones. Entre estos estados, la moneda única y el mercado han creado un libre flujo de bienes, servicios, capital y personas.

El libre flujo de personas entre los estados miembros de la UE, independientemente de su origen nacional, comenzó en 1993 con la creación de la zona Schengen. En junio de 1985, siete estados de la UE se reunieron en Schengen, Luxemburgo, y firmaron un tratado para poner fin a las fronteras internas, los puestos de control y los controles entre signatarios. Como resultado, se creó la visa Schengen, que permite a su titular viajar libremente dentro de gran parte de la UE.

Desde la creación de la visa Schengen, un número relativamente grande de inmigrantes ha ingresado a la UE. Las políticas relativas al tratamiento de los refugiados se abordaron en la convención de Dublín de 1997. El acuerdo de Dublín afirmó la cooperación con el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados y trató de determinar la situación de los refugiados. El acuerdo tenía como objetivo aclarar qué país miembro de Schengen era responsable del refugiado, para evitar que el refugiado pasara de un estado miembro a otro. Aunque la convención de Dublín reemplazó los acuerdos bilaterales anteriores entre los estados individuales de la UE, no se implementó dentro de la UE. Como resultado, el tema de los refugiados fue revisado en 2003 con el reglamento de Dublín II.

Fuente principal

[Este texto ha sido suprimido debido a restricciones de autor]

[Este texto ha sido suprimido debido a restricciones de autor]

Importancia

La cumbre de Sevilla, España, continuó el diálogo entre los estados miembros de la UE sobre el manejo de inmigrantes. Los asistentes a la conferencia pidieron controles fronterizos más estrictos y una mejor coordinación de las políticas de visas y la información sobre inmigrantes ilegales. Sin embargo, la implementación de la política se convirtió en un área de controversia. El primer ministro británico, Tony Blair, propuso que la ayuda al desarrollo se utilice como una herramienta para las naciones que no trabajan contra la trata de personas. El presidente francés Jacques Chirac, sin embargo, rechazó este plan, diciendo que las sanciones podrían crear un problema económico más profundo en las naciones en desarrollo, aumentando así la migración.

Las cinco grandes potencias de la UE —Francia, Gran Bretaña, Italia, España y Alemania— se reunieron en Evian, Francia, en junio de 2005 para continuar el diálogo sobre los temas de inmigración. Esta reunión se centró en inmigrantes de África, Oriente Medio y Asia. Los miembros de la reunión buscaron consenso dentro de la UE con respecto a una mayor seguridad. Una propuesta incluía ampliar la práctica de tomar las huellas dactilares de los solicitantes de visas para facilitar la localización de los que portan una visa vencida. A medida que la UE continúa buscando una política única, los países individuales continúan creando sus propias políticas hacia el control de la inmigración. En España, el Sistema Integrado de Vigilancia Externa se presentó en 2002. El sistema de vigilancia de 140 millones de dólares opera a lo largo de la costa más cercana a Marruecos y está equipado con cámaras de visión nocturna y sensores de radar.

Recursos adicionales

Publicaciones periódicas

Hannan, Daniel. "Traer fronteras". El Espectador (Junio ​​29, 2002).

Wright, Tom. "Los europeos abordan la inmigración ilegal". International Herald Tribune (Julio 6, 2005).

Sitios Web

CNN.com. "La inmigración encabeza la agenda de la cumbre de la UE". 20 de junio de 2002. 〈http://archives.cnn.com/2002AVORLD/europe/06/20/spain.summit/〉 (consultado el 15 de junio de 2006).

Human Rights Watch. "El derecho de asilo en la Unión Europea". 〈Http://www.hrw.org/worldreport/Helsinki-28.htm〉 (consultado el 15 de junio de 2006).