Mambo

El mambo fue el estilo de danza y música popular latina predominante en las Américas durante la década de 1950. Aunque el término, acuñado alrededor de 1946, se refiere específicamente a un ritmo sincopado, el mambo fue un fenómeno cultural, su influencia es evidente en la literatura, el cine, la danza moderna y la música clásica, así como la música y la danza populares. La mayoría de historiadores coinciden en que el cubano charango (un conjunto de piano, cuerdas, flauta, percusión y voz) Arcaño y sus Maravillas fue el primero en experimentar con estructuras rítmicas y formales establecidas hacia un danzón-Estilo mambo. La grabación del grupo en 1940 Rarezas presenta estos desarrollos.

Para 1943 Cuban Conjunto leader Arsenio Rodríguez had recorded hijo música, que contó con innovaciones estructurales y rítmicas similares. Los músicos y arreglistas cubanos René Hernández, Bebo Valdés y Dámaso Pérez Prado lo siguieron rápidamente, implementando figuras sincopadas en secciones específicas de sus arreglos para varias big bands cubanas. De estas primeras figuras, Prado, conocido como el "Rey del Mambo", se convirtió, con mucho, en el estilista y director de orquesta de mambo más conocido internacionalmente. En 1949 se trasladó a la Ciudad de México, donde grabó con RCA, editando discos como Mambo No. 5 que lo estableció a él y a su estilo como la personificación y quintaesencia del mambo entre el público internacional. Las apariciones de Prado y el uso de su música en películas mexicanas contribuyeron a la difusión y popularización de su música. A medida que la música y el baile del mambo ganaron popularidad en las Américas, también se formaron estilos locales y regionales, el más significativo de los cuales fue en la ciudad de Nueva York. Entre los proveedores importantes se encontraban Machito y sus afrocubanos, Tito Puente y Tito Rodríguez.