Killebrew, harmon clayton

(b. 29 de junio de 1936 en Payette, Idaho), miembro del Salón de la Fama del Béisbol Nacional, cuyo total de jonrones 573 ocupó el sexto lugar en la historia de las Grandes Ligas a principios del siglo XXI.

Killebrew fue uno de los cuatro hijos de HC Killebrew y Katherine Pearl May Killebrew. Su padre era un ex jugador de fútbol americano universitario y luchador profesional que se mudó a Payette desde Illinois en 1922. Mientras Killebrew crecía en Payette, su padre se desempeñaba como alguacil y se ganaba la vida pintando casas, una tarea en la que el hijo solía ayudar a su padre. . El joven Killebrew, sin embargo, era más conocido por sus esfuerzos en el campo atlético. En Payette High School escribió letras en béisbol, baloncesto y fútbol. Cuando se graduó de la escuela secundaria en 1953, se retiró el número de camiseta de la escuela secundaria de Killebrew. Aunque la Universidad de Oregon le ofreció una beca deportiva, Killebrew decidió asistir a la Universidad de Idaho, donde se inscribió durante un semestre.

En el verano de 1954 Killebrew jugó en la Liga Fronteriza semiprofesional de Idaho-Oregon, donde alcanzó un asombroso promedio de .847 y llamó la atención de los cazatalentos de las Grandes Ligas. El senador Herman Welker de Idaho, oriundo de Payette, instó a Clark Griffith, el propietario de los Washington Senators, a investigar al joven toletero. Ossie Bluege, el director del sistema agrícola de los Senadores, firmó con Killebrew un contrato de $ 30,000, $ 6,000 al año durante tres años con un bono de $ 12,000.

Bajo la regla de "bebé extra" de las Grandes Ligas vigente en ese momento, Killebrew tuvo que pasar dos años con los senadores antes de que pudiera ser elegido a las ligas menores, donde podría pulir su bateo y trabajar en habilidades defensivas. Como la mayoría de los "bebés extra", vio poco tiempo de juego durante sus dos primeras temporadas con los Senadores. En 1954 tuvo cuatro hits en trece turnos al bate sin jonrones. La siguiente temporada, Killebrew logró ochenta apariciones en el plato con dieciséis hits, cuatro de los cuales fueron jonrones. Jugó principalmente en la tercera base, pero sus habilidades defensivas apenas estaban al nivel de las Grandes Ligas. En 1955, Killebrew se casó con Elaine Roberts, su novia de la infancia. Tuvieron cinco hijos.

De 1956 a 1958, Killebrew viajó entre Washington y las filiales de ligas menores de los senadores en Chattanooga, Tennessee e Indianápolis, Indiana. Mientras que algunos estaban dispuestos a renunciar a Killebrew, Calvin R. Griffith, quien se había hecho cargo de los Senadores luego de la muerte de su tío en 1955, canjeó al tercera base actual Eddie Yost a los Tigres de Detroit. El dueño del club luego ordenó al manager Cookie Lavagetto que insertara a Killebrew en la alineación titular en la tercera base para la temporada de 1959.

Si bien todavía luchaba a la defensiva, Killebrew recompensó la confianza de Griffith al conectar veintiocho jonrones en el punto medio de la temporada y fue seleccionado para el equipo All-Star. Cayó un poco durante la segunda mitad de la temporada, pero terminó con cuarenta y dos jonrones, empatando a Rocky Calavito de Cleveland en el liderato de la Liga Americana. En 1960, el total de jonrones de Killebrew se redujo a treinta y uno. La carrera de Killebrew realmente despegó cuando Griffith, en busca de mayores ingresos, trasladó la franquicia de Washington a Minnesota después de la temporada de 1960. En 1961, Killebrew bateó para un promedio de .288 y conectó cuarenta y seis jonrones, pero con el alboroto de los medios que rodeó el asalto de Roger Maris a la marca de jonrones de la temporada de Babe Ruth de sesenta, los logros de Killebrew fueron eclipsados.

Sin embargo, Killebrew no fue ignorado por mucho tiempo. De 1962 a 1964 lideró la Liga Americana en jonrones, acumulando un total de cuarenta y ocho, cuarenta y cinco y cuarenta y nueve. En 1965, los Mellizos de Minnesota ganaron el banderín de la Liga Americana y se enfrentaron a los Dodgers de Los Ángeles en la Serie Mundial. Los jonrones de Killebrew cayeron a veinticinco, ya que se perdió una buena parte de esa temporada debido a una dislocación del codo izquierdo. Regresó para la serie, pero los Mellizos perdieron ante los Dodgers.

Cambiado a la primera base, Killebrew mejoró su juego defensivo y continuó siendo un jugador dominante para los Mellizos a fines de la década de 1960 y principios de la de 1970. En 1967 lideró la liga con 44 jonrones y 131 carreras impulsadas. Los Mellizos ganaron el campeonato de división en 1969, y Killebrew, quien acumuló 49 jonrones y 140 carreras impulsadas, fue seleccionado como el Jugador Más Valioso de la liga.

Aunque los Mellizos repitieron como campeones de división en 1970, el récord del club disminuyó durante la década, ya que Griffith encontró cada vez más difícil competir con los salarios de los jugadores en aceleración. Las cifras de producción de un Killebrew envejecido también comenzaron a disminuir. En 1974, su última temporada con los Mellizos, Killebrew bateó solo .222 con 13 jonrones. Fue canjeado a los Kansas City Royals, donde completó su última campaña con 14 jonrones y un promedio de bateo por debajo de .200.

Después de la temporada de 1975, Killebrew se retiró de las grandes ligas de béisbol. Durante sus veintidós años en las Grandes Ligas, conectó 573 jonrones, sexto en la lista de todos los tiempos a principios del siglo XXI; condujo en 1,584 carreras; y registró un porcentaje de slugging de .509. Promedió un jonrón cada 14.22 turnos al bate, el cuarto mejor porcentaje en la historia de las Grandes Ligas hasta su época. Aunque el promedio de bateo de su carrera fue de solo .242, Killebrew tuvo 2,086 hits y 1,559 bases por bolas. Seleccionado para trece juegos All-Star, Killebrew fue incluido en el Salón de la Fama del Béisbol Nacional en 1984.

Como jugador de béisbol, Killebrew se destacó por su poder, pero como persona es callado y reservado. Un mormón devoto, no fuma ni bebe. Su recreación favorita es la caza. Su naturaleza modesta es evidente en el comentario de su esposa: "No dice mucho sobre el juego de pelota cuando llega a casa, pero puedo decir cuando ha pegado otro jonrón. Siempre entra a la casa con aspecto avergonzado".

Después de su carrera como jugador, Killebrew trabajó como locutor de béisbol para los Mellizos, los Atléticos de Oakland y los Angelinos de California. Reside en Scottsdale, Arizona, pero mantiene un interés en una firma de seguros y valores de Boise, Idaho. Mientras bateadores de jonrones como Mark McGwire, Barry Bonds y Ken Griffey, Jr., han desafiado las marcas de jonrones de por vida, los fanáticos del béisbol han redescubierto los logros del modesto Killebrew.

Un archivo sobre Killebrew se encuentra en el Salón de la Fama del Béisbol Nacional en Cooperstown, Nueva York. Para una biografía deportiva elogiosa, consulte Wayne J. Anderson, Harmon Killebrew: la superestrella del béisbol (1965). Para los Minnesota Twins y Killebrew, vea Dave Mona y Dave Jarzyna, Veinticinco temporadas (1986). Para relatos periodísticos de la carrera de béisbol de Killebrew, consulte Shirley Povich, "Strong Boy of the Twins", Saturday Evening Post (15 de septiembre de 1962); y "El bombardero nuclear", Equipo (14 de agosto de 1964).

Ron Briley