Intercambio de regalos

Los antropólogos y sociólogos culturales que se especializan en estudios del regalo se han interesado desde hace mucho tiempo en la importancia socioeconómica de las prácticas de dar, recibir y reciprocidad. El campo tiene una gran deuda con Marcel Mauss (1872-1950), quien, en El regalo: la forma y la razón del intercambio en las sociedades arcaicas (1925), argumentó que las prestaciones y contraprestaciones (incluido el intercambio de ceremonias y fiestas), particularmente en sociedades y culturas sin mercados económicos formales, formaban sistemas sociales completos por derecho propio. Más recientemente, académicos como Mark Osteen (2002) han examinado los motivos y significados detrás de los intercambios de dinero y material, argumentando que son los componentes básicos de la vida social y la interacción.

Estas actividades requieren una atención particular por parte de los historiadores de la esclavitud en los Estados Unidos. Ciertamente, varios eruditos se han centrado en cómo, durante la temporada navideña, los dueños de esclavos les otorgaban banquetes, regalos y días libres del trabajo a los esclavos. Sin embargo, como han observado los autores Shauna Bigham y Robert E. May, esos historiadores también han "tratado las celebraciones navideñas como una de las varias manifestaciones del paternalismo de los plantadores" (1998, p. 265). Centrarse simplemente en canales unidireccionales de entrega de regalos es pasar por alto no solo los significados que la Navidad tenía para los esclavos, sino también la medida en que los propios esclavos intercambiaban regalos entre sí en las vacaciones y en otras ocasiones. De hecho, un análisis de estos ritos puede ofrecer información sobre la vida y la influencia social, cultural y económica de los africanos y sus descendientes en los Estados Unidos.

Para muchos negros esclavizados, la entrega de obsequios y el intercambio de mercancías fueron fundamentales para la construcción y el mantenimiento de sus lazos sociales y contribuyeron de manera importante a la estabilidad de sus comunidades. En su ensayo sobre las construcciones de masculinidad y etnicidad de los esclavos en la Nueva Orleans colonial francesa, por ejemplo, Sophie White muestra cómo los esclavos masculinos de la región podían robar y distribuir ropa para cimentar las relaciones sociales, especialmente con las mujeres en sus vidas. "Así", según White, "en el caso contra Júpiter perteneciente a Sr Pradel, y Alexandre perteneciente a Sr Dumanoir, ambos admitieron haber dado prendas de vestir a sus amantes, alegando estar motivados por el deseo de favores sexuales" ( Gunning, Hunter y Mitchell 2004, p. 136).

Aunque el análisis de White se basa en un examen de casos penales de los siglos XVIII y XIX, los esclavos varones en los Estados Unidos también obtuvieron acceso a bienes deseables a través de otros medios. Con familias esclavizadas frecuentemente obligadas a vivir en plantaciones separadas, muchos esposos y padres alimentaron los lazos con sus esposas e hijos otorgándoles obsequios. Van Moore, quien de niño había sido mantenido como esclavo en una plantación en Galveston, Texas, recordó un momento en que su padre visitó a su familia desde una plantación vecina. "Cabalgó todo el camino en una mula, llevando una billetera lo que se arrojó sobre el lomo de la mula como una silla de montar, y se lo dio a mamá. ¿Sabes qué había en esa billetera? Él trajo un mapache y una zarigüeya y un evasor de maíz, porque cree que no tenemos lo suficiente para comer allí "(Nacido en la esclavitud, Narrativas de Texas, vol. 16, parte 3).

Los hombres que no podían entregar esos productos en persona podían encontrar otras formas de enviar regalos a sus familias, gracias en gran parte a las personas conocidas como "corredores" que viajaban de un lado a otro de las plantaciones. De acuerdo con el recuerdo de un antiguo esclavo, "Si [el esposo y el padre] fueran lo suficientemente inteligentes como para tener un pequeño jardín o hacer pequeñas cosas como sillas pequeñas para que su chillum se sentara o mesas para que comieran y quisieran que tu tuvieras" antes de que pudiera volver a verte, el corredor los enviaría "(Nacido en la esclavitud, Georgia Narratives, vol. 4, parte 4). Para estos hombres, la entrega de obsequios les proporcionó una forma de actuar como patriarcas y jefes de familia, incluso cuando no podían residir u operar hogares tradicionales con sus esposas e hijos.

Como receptoras de tales obsequios, las mujeres esclavizadas (que sin duda definían como esclavistas por sus capacidades de reproducción y trabajo) pudieron adaptar las nociones de feminidad a sus propias realidades. Y aunque es posible que no hayan tenido el mismo acceso a los bienes materiales que sus contrapartes masculinas, muchas esclavas utilizaron las habilidades y los recursos que estaban disponibles para cultivar los lazos con sus seres queridos. Según la historiadora Jacqueline Jones, "si bien el acto de cocinar puede no diferir en un sentido técnico cuando se realiza para negros en lugar de para blancos, ciertamente asumió un mayor significado emocional para las mujeres negras involucradas y, cuando se llevó a cabo de manera tan subversiva, importancia política para las relaciones sociales en la plantación "(1986, p. 31).

Al considerar las formas en que los esclavos cultivaron y mantuvieron los lazos sociales a través del intercambio de regalos, uno puede agregar textura a su comprensión de cómo los hombres y mujeres afroamericanos respondieron a las limitaciones que los esclavistas les imponían. Además, al prestar atención a los intercambios de regalos, uno puede ver cómo los esclavos entendieron, se adaptaron e incluso desafiaron las ideas sobre el trabajo, la familia y el género.

Bibliografía

Bigham, Shauna y Robert E. May. "¿El tiempo de todos los tiempos? Amos, esclavos y Navidad en el Viejo Sur". Diario de la República temprana 18, no. 2 (Verano de 1998): 263-288.

Born in Slavery: Slave Narratives from the Federal Writers 'Project, 1936-1938, Biblioteca del Congreso. Georgia Narratives, vol. 4, parte 4. Disponible en http://memory.loc.gov.

Born in Slavery: Slave Narratives from the Federal Writers 'Project, 1936-1938, Biblioteca del Congreso. Narrativas de Texas, vol. 16, parte 3. Disponible en http://memory.loc.gov.

Gunning, Sandra; Tera W. Hunter; y Michele Mitchell, eds. Diálogos de dispersión: género, sexualidad y diásporas africanas. Malden, MA: Blackwell, 2004.

Jones, Jacqueline. Trabajo de amor, trabajo de dolor: las mujeres negras, el trabajo y la familia desde la esclavitud hasta el presente. Nueva York: Vintage, 1986.

Mauss, Marcel. El don: la forma y la razón del intercambio en las sociedades arcaicas [1925]. Trans. Salas WD. Nueva York: Norton, 1990.

Osteen, Mark, ed. La cuestión del don: ensayos sobre disciplinas. Nueva York: Routledge, 2002.

                                       Tamara Walker