Godoy, manuel (1767–1851)

Manuel Godoy (b. 12 mayo 1767; d. 4 de octubre de 1851), primer ministro y favorito de Carlos IV de España. Godoy nació en una modesta familia hidalgo de Extremadura. Obtuvo una educación adecuada en artes liberales y, a los diecinueve años, ingresó en los guardaespaldas reales. Desde este cargo llegó rápidamente al poder en medio de rumores de que era amante de la reina María Luisa. Los títulos que adquirió incluyeron duque de Alcudia, primer ministro (1792), almirante general de España e Indias y Príncipe de la Paz (tras negociar la Paz de Basilea con Francia en 1795). El título principesco sin precedentes lo colocó por encima de todos los demás grandes de España.

Tanto las circunstancias como el favoritismo jugaron un papel en el ascenso de Godoy. Los ministros anteriores no habían logrado apaciguar a los revolucionarios en Francia, y el cambio de política de Carlos IV hacia Francia requirió a alguien que no se identificara con las políticas del pasado.

En política interior, Godoy intentó continuar con el espíritu reformador del reinado de Carlos III, pero su falta de experiencia llevó a una serie de políticas ad hoc y sus propuestas más radicales se basaron en la necesidad real de ingresos. Su política colonial, como la de sus predecesores ministeriales, también buscaba incrementar los ingresos. Sospechando que trataba con enemigos de la Revolución, el Directorio de Francia instó a su destitución y Godoy renunció a su cargo el 28 de marzo de 1798.

Godoy volvió al poder en 1801 con la bendición de Carlos IV y María Luisa. Aunque sin un cargo oficial, Godoy disfrutó de una poderosa influencia en la formulación de políticas. A partir de entonces se convirtió en un peón de Napoleón y, creyendo que tenía un futuro como príncipe del Algarve, fue fundamental para permitir que las tropas francesas entraran en España.

Los contemporáneos despreciaron a Godoy como un advenedizo joven e inexperto, y aunque trató de ganarse el apoyo político de reformistas moderados, su política exterior tuvo resultados desastrosos que alimentaron la ira de sus oponentes. Godoy fue despreciado tanto en las colonias como en España y la noticia del motín de Aranjuez (1808) que provocó su destitución y la abdicación de Carlos fue acogida con alegría en España y en todo el imperio.