Gergovia

Entre el 58 y el 53 a.C., la conquista de la Galia por Julio César se había ocupado sucesivamente del este, norte y oeste de la Galia, pero el centro había permanecido prácticamente indemne, especialmente el Macizo Central, la patria de los arvernos, la tribu más poderosa de la Galia en siglo II a. C. y sigue siendo una fuerza importante en el siglo primero. Entre los arvernos, el líder del grupo antirromano era un joven noble, Vercingetorix, que intentó un golpe de Estado durante el invierno del 53 al 52 a. C. pero fue expulsado de la ciudad principal, Gergovia. El revés duró poco; Gergovia volvió rápidamente a manos de Vercingetorix y comenzó a formar una coalición con los estados tribales vecinos para oponerse a Roma.

César estaba en el norte de Italia, pero se movió rápidamente para combatir cualquier ataque a la provincia romana de la Galia Transalpina. Formó un ejército y, a pesar de que era invierno, cruzó las Cevennes hacia Auvernia. Continuó para reunir sus legiones, que estaban en los cuarteles de invierno alrededor de Agedincum (Sens). Con estas fuerzas pudo tomar la ofensiva, capturando el pueblos (ciudades defendidas) de Vellaunodunum (Château-Landon), Cenabum (Orleans) y Avaricum (Bourges). Enviando cuatro legiones al norte al mando de Labieno contra los Parisii, César regresó con las seis restantes para atacar Gergovia. Vercingetorix había llegado antes que él y había instalado sus tropas en y alrededor del pueblo.

César describe la ciudad como situada en una colina alta y empinada, de fácil acceso solo por un col (cuello estrecho de tierra que une dos partes de terreno elevado) en el lado occidental. El pueblo estaba rodeado por una muralla, con una segunda muralla de piedra de 2 metros de altura a media pendiente; las fuerzas galas acamparon en las laderas, con guarniciones en las colinas vecinas. César capturó una colina mal defendida al pie de la ciudad y construyó su "gran campamento"; posteriormente capturó un segundo cerro "frente" al pueblo, sobre el cual construyó el "campamento pequeño", unido al grande por una doble fosa, o "dúplex" (el uso de César de la palabra "dúplex" ha sido interpretado por algunos eruditos para significar dos zanjas paralelas separadas por un camino, y por otros eruditos como dos zanjas en el lado que mira al enemigo que protege la ruta). En lugar de intentar un asedio, César lanzó un ataque; aunque sus tropas invadieron la muralla exterior, atacaron las puertas e incluso subieron la muralla de la ciudad, se vieron obligados a retirarse, la única derrota que sufrió César en el campo. Condujo a una revuelta general entre los galos, y si no fuera por un error táctico de Vercingetorix, que condujo al sitio de Alesia, los romanos bien podrían haberse visto obligados a retirarse de la Galia. La batalla de Gergovia casi había cambiado el curso de la historia del mundo occidental.

Ya en el siglo XVI, el cartógrafo italiano Gabriele Simeoni ubicó Gergovia en la meseta de Merdogne, al sur de Clermont-Ferrand. En la cima hay vestigios de una muralla que encierra la meseta de 75 hectáreas, con vestigios de construcciones de piedra, alfarería y monedas galas. En la década de 1860, como parte del proyecto de investigación de Napoleón III para identificar los sitios en Caesar's De bello Gallico, El coronel Eugène Stoffel llevó a cabo excavaciones para localizar las obras de asedio de César. Afirmó haber encontrado el gran campamento de César en la Serre d'Orcet y el pequeño campamento en una colina que domina el pueblo de La Roche Blanche, así como los tramos de la doble fosa. El plan preparado por Napoleón III para su Historia de Julio César (1865-1866), basado en las excavaciones de Stoffel, ha ilustrado casi todas las ediciones de Caesar's De bello Gallico ya que. En una visita de Napoleón III, el pueblo de Merdogne cambió oficialmente su nombre a Gergovie. Desafortunadamente, los hallazgos de las excavaciones se han mezclado indisolublemente con los de Alise-Ste-Reine, y no se publicaron detalles de las excavaciones de Stoffel. Las zanjas del gran campamento fueron confirmadas por excavaciones en la década de 1930 realizadas por M.-M. Gorce, pero su informe es bastante esquemático y no produjo hallazgos datables.

Las excavaciones científicas en la propia meseta entre 1932 y 1949 mostraron que había estado densamente ocupada en la segunda mitad del siglo I a. C. y abandonada alrededor del 10 a. C. para la nueva ciudad de Augustonemeton debajo de la moderna Clermont-Ferrand. Sólo un templo de doble piedra de tipo galorromano continuó en uso posterior. Las excavaciones ubicaron una secuencia de pequeños edificios industriales de piedra en el lado sur del pueblo; donde probablemente estaba la puerta de entrada atacada por los romanos. Se encontró una segunda puerta de mampostería con mortero en la esquina suroeste del sitio. Las murallas, todavía visibles en los flancos sur y oeste del pueblo; consta de un muro de piedra seca, a cuyo trasero se han añadido contrafuertes de piedra; al frente hay una terraza de 12.5 metros de ancho, produciendo un paramento vertical de unos 3 metros de altura. Sin embargo, nada data del período del ataque del César en el 52 a. C.

Se han sugerido varios otros sitios, sobre todo el sitio de Côtes-de-Clermont, una meseta volcánica al norte de Clermont-Ferrand con ocupación de la Edad del Hierro, así como un templo y asentamiento romano. Se han publicado varios libros, incluido un análisis detallado del texto de César, que promueven este sitio alternativo. Las excavaciones de Vincent Guichard de 1992 muestran que la ocupación de la Edad del Hierro es demasiado temprana para el período de César, y las supuestas "defensas" son parte de las terrazas de campo posmedievales. Las supuestas estructuras romanas en Chanturgue (el "pequeño fuerte") también son límites de campo más recientes, y el diseño de la ciudad de Montferrand (el "gran campamento") se relaciona con la ciudad planificada medieval, no con un fuerte romano.

Los cambios en la datación de los hallazgos de la Edad del Hierro tardía también significan que algunos del sitio tradicional pueden fecharse a mediados del siglo primero. Sin embargo, las excavaciones en otros lugares muestran que hubo una sucesión de sitios anteriores a la fundación de Gergovie: un asentamiento abierto en Aulnat (siglo II a. C.), seguido por el pueblos de Corent (c. 120-80 a. C.) y Gondole (c. 80-70 a. C.). Por lo tanto, la afirmación del escritor griego Estrabón de que Vercingetorix nació en Gergovia no está respaldada. Las excavaciones en curso muestran que la historia de la muralla de Gergovie es más compleja de lo que se suponía, con una muralla de la Edad del Bronce Final o de la Edad del Hierro Temprana precediendo al muro de piedra; los contrafuertes representan una reconstrucción augusta. Las excavaciones de Guichard en los "fuertes" excavados por Stoffel han confirmado las zanjas, con hallazgos típicos de mediados del siglo I aC, así como equipamiento militar romano (bolas de ballesta de piedra, puntas de catapulta de hierro). Las excavaciones recientes han demostrado que el lago de Sarliève, que domina el gran campamento de César, es un fenómeno posrromano, lo que explica que César no lo mencione. Por tanto, el sitio tradicional puede aceptarse como Gergovia.