Gaunilo (fl. Siglo XI)

Poco después de que San Anselmo hiciera circular su Proslogion, fue el objetivo de una enérgica réplica de un monje benedictino por lo demás desconocido llamado Gaunilo. Aunque la "Respuesta en nombre del tonto" de Guanilo plantea una serie de objeciones al argumento ontológico, la más conocida es, con mucho, la Isla Perdida. reduccion, un argumento que pretende ser exactamente paralelo al de Anselmo que genera una conclusión obviamente absurda. Gaunilo propone que en lugar de "aquello que no puede pensarse nada más grande", consideremos "esa isla que la que no puede pensarse más grande" (2001, p. 31). Entendemos lo que significa esa expresión, por lo que (siguiendo el razonamiento de Anselmo en el argumento ontológico) existe la isla más grande concebible en nuestro entendimiento. Pero (de nuevo siguiendo el razonamiento de Anselmo) esa isla también debe existir en la realidad; porque si no fuera así, podríamos imaginar una isla más grande —es decir, una que existiera en realidad— y la isla más grande concebible no sería la isla más grande concebible después de todo. Sin embargo, sin duda es absurdo suponer que la isla más grande imaginable existe realmente en la realidad.

Para defenderse de las críticas de Gaunilo, Anselmo tendría que mostrar por qué el argumento de Gaunilo sobre la isla no es de hecho análogo a su propio argumento sobre aquello que no puede pensarse nada más grande. Sin embargo, aunque su "respuesta a Guanilo" afirma más de una vez que el ejemplo de la isla falla, no explica por qué falla. La respuesta habitual dada en nombre de Anselmo (y de hecho a menudo atribuida al mismo Anselmo) es que la noción de una isla más grande concebible es incoherente; por grande que fuera una isla, siempre se podría concebir una más grande. (Para una lectura del argumento que respalda una respuesta de este tipo, ver Klima 2000.)

La respuesta de Gaunilo tiene sus defensores, sin embargo, más notablemente Nicholas Wolterstorff, quien argumenta que Anselmo "se dio cuenta de la 'revelación' de los puntos [de Gaunilo] ... El signo de su realización, sin embargo, no es concesión; Anselmo no cede. El signo es bastante fanfarrón "(Wolterstorff 1993, 87).

Véase también Anselm, St .; Argumento ontológico de la existencia de Dios.

Bibliografía

Gaunilo. "Responder en nombre del tonto". En Proslogion, con las respuestas de Gaunilo y Anselmo. Traducido por Thomas Williams, 27–33. Indianápolis: Hackett, 2001.

Klima, Gyula. "La prueba de San Anselmo: un problema de referencia, identidad intencional y entendimiento mutuo". En Filosofía medieval y tiempos modernos, editado por G. Hintikka, 60–88. Dordrecht, Países Bajos: Kluwer, 2000.

Wolterstorff, Nicholas. "En defensa de la defensa del tonto de Gaunilo". En Perspectivas cristianas sobre el conocimiento religioso, editado por Stephen Evans y Merold Westphal, 87-111. Grand Rapids, MI: Eerdmans, 1993.

Thomas Williams (2005)