Fox quesada, vicente (1942–)

El empresario y político de derecha Vicente Fox fue el septuagésimo segundo presidente de México desde el 1 de diciembre de 2000 hasta el 30 de noviembre de 2006. Se postuló para presidente con el Partido Acción Nacional (Partido de Acción Nacional, PAN) y pudo establecer una democracia electoral después de más de setenta años de las administraciones autoritarias del Partido Revolucionario Institucional (PRI) que había surgido durante la Revolución Mexicana.

Aunque había nacido en la Ciudad de México el 2 de julio de 1942, Fox había pasado gran parte de su adolescencia y juventud en el rancho San Cristóbal en la localidad de San Francisco de Rincón, en Guanajuato. Su padre, José Luis Fox Pont, era de ascendencia alemana, nacido en Irapuato, Guanajuato, y su madre, Mercedes Quesada Etxaide, nació en San Sebastián, España.

Pasó sus primeros años haciendo trabajo de campo y en el negocio familiar. Recibió su educación primaria en escuelas religiosas y luego estudió administración de empresas en la Universidad Iberoamericana a partir de 1960. Allí los jesuitas le dieron "una excelente educación técnica y académica, pero sobre todo moral", pero no completó su tesis hasta 1999. , en medio de su campaña presidencial (Fox, 1999, p. 19). A principios de la década de 1970 obtuvo una licenciatura en alta dirección en Harvard.

De 1965 a 1979 Fox trabajó para Coca-Cola Company, donde ascendió de rango, comenzando como distribuidor con un camión de reparto de refrescos y finalmente convirtiéndose en el presidente de la compañía para América Latina. Allí se convenció de la necesidad de llevar un enfoque empresarial administrativo y productivo racional al gobierno de México. Por eso algunos lo han acusado de "querer administrar el país como si fuera Coca-Cola" (Fox, 1999, p. 45). Cuando renunció a la empresa, se dedicó a su negocio agrícola y al negocio del calzado. Fox estuvo casado con Lilian de la Concha, asistente de Coca-Cola, de 1971 a 1991 y adoptó cuatro hijos con ella.

"HAGAMOS ALGO AHORA"

Antes de unirse al Partido Acción Nacional, aparte de la tensión que Fox, como empresario que trabajaba para una empresa transnacional, había experimentado con los presidentes nacionalistas del PRI, su única experiencia con la política había sido proyectos sociales en empresas y ONG católicas romanas. Esto cambió luego de una llamada telefónica el 3 de noviembre de 1987. "En México nos quejamos del sistema, la deshonestidad y la corrupción, pero no hacemos nada para cambiarlo. Hagamos algo ahora", le dijo al empresario sinaloense Manuel. J. Clouthier, entonces candidato presidencial por el Partido Acción Nacional, que atrajo a muchos empresarios al partido (Fox, p. 57). Estos miembros del Partido Acción Neonacional, como Fox, también llamados los "bárbaros del norte", se caracterizaron por su deseo de acabar con las administraciones del PRI, a las que veían como políticamente irresponsables e ineficientes, aunque compartían el enfoque neoliberal del PRI. a la economía en la década de 1980.

Fox se unió al Partido Acción Nacional el 1 de marzo de 1988. En las elecciones de ese año, fue elegido diputado federal y participó con Clouthier en el movimiento de resistencia civil de 1988 contra el fraude electoral. En 1991 Fox se postuló para gobernador de Guanajuato, pero perdió oficialmente. Sin embargo, los líderes del Partido Acción Nacional llegaron a un acuerdo con el presidente del PRI, Carlos Salinas de Gortari, al margen de los resultados electorales; a cambio de instalar un gobernador interino del Partido Acción Nacional, el PAN apoyaría las iniciativas legislativas del PRI. Después de este período interino (1991-1995), Fox fue elegido gobernador de Guanajuato con el 52 por ciento de los votos. Fue un gobernador exitoso (1995-1999) y en 1997 comenzó a planificar su campaña para la presidencia.

DEL "VOTO ÚTIL" AL PERIODO PRESIDENCIAL MENOS QUE ÚTIL

Fox anunció su candidatura a la presidencia en 1998 e inició una campaña electoral que muchos sintieron que era una verdadera guerra no violenta y terminó con la victoria el 2 de julio de 2000. Las encuestas durante la campaña revelaron que la verdadera pelea sería entre Francisco Labastida Ochoa del PRI y Fox del PAN. Al igual que sus personalidades, las plataformas de Fox y Labastida no diferían mucho. Fox capitalizó su personalidad de campesino abierto y sincero, que le dijo a cada sector lo que quería escuchar sin quedar atrapado en sus propias contradicciones, compitiendo contra un candidato débil y un partido viejo y corrupto. Fox también utilizó sofisticadas estrategias de marketing para ganar tanto el voto del PAN como el de los votantes que no simpatizaban con el PAN pero que creían que él era la mejor opción y un "voto útil" y que el PRI tenía que ser derrocado para hacer la transición a la democracia. . Fox alimentó el deseo de cambio de la nación sin definir con precisión lo que quería decir con cambio y ganó con el 42.52 por ciento de los votos, en comparación con el 35.1 por ciento del PRI y el 16.64 por ciento de la izquierda.

La victoria de Fox sobre el candidato del partido en el poder provocó un gran entusiasmo nacional e internacional e incluso fue comparada con el asalto a la Bastilla o la caída del Muro de Berlín, pero las expectativas cayeron durante su mandato. Fox se enfrentó a un Congreso dividido en el que ningún partido tenía mayoría. Esto le impidió aprobar reformas económicas estructurales. Según el propio Fox, esta fue la razón por la que el producto interno bruto per cápita creció apenas un 0.7 por ciento y la distribución desigual de la riqueza se mantuvo estable. En política social, Fox continuó los programas asistenciales del PRI, reduciendo levemente la pobreza extrema. Durante todo su sexenio, demostró poca habilidad para implementar programas innovadores para combatir la pobreza o para liderar movimientos sociales. Esto quedó claro en las negociaciones de 2001 con los agricultores pobres de San Salvador Atenco para expropiar sus tierras con el fin de construir un nuevo aeropuerto para la Ciudad de México. Los levantamientos populares pusieron fin a las negociaciones y el proyecto fue cancelado. Otro ejemplo claro fue la represión, en 2006, de la Asamblea Popular Popular de Oaxaca, una coalición de profesores y movimientos sociales en uno de los estados más pobres del país.

Luego de un año en el cargo, Fox se casó con su ex portavoz, Marta Sahagún Jiménez, el 2 de julio de 2001. A los pocos meses, la injerencia de Sahagún en la vida pública y su interés en perseguir la presidencia en 2006 se sumaron a los continuos escándalos de corrupción y contaminaron el país. ambiente político. Esto se vio agravado por la inestabilidad dentro del gabinete y la pérdida de fuerza electoral del PAN en las elecciones parciales de 2003. Fox declaró entonces que podía "co-gobernar el cambio" con el PRI.

Su intento de "co-gobernar" con el partido autoritario de México llevó a la aplicación discrecional de la ley. Si bien se ocultó la corrupción de personas cercanas al presidente y de criminales priistas confesos, Fox utilizó todos los recursos a su alcance para intentar despojar a Andrés Manuel López Obrador, el líder izquierdista del gobierno del Distrito Federal, de sus derechos políticos para que no competiría en las elecciones de 2006.

La política exterior de Fox se caracterizó por el alejamiento de América Latina —especialmente de Cuba, con quien estuvo a punto de romper relaciones— y su infructuoso giro hacia Estados Unidos para lograr un acuerdo sobre inmigración. No logró su objetivo, en parte debido no solo a su falta de sensibilidad hacia Estados Unidos, sino también a su falta de solidaridad con su vecino del norte luego de los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001.

Las elecciones para el sucesor de Fox fueron especialmente turbulentas. La presidencia utilizó recursos y avaló la intervención de la clase empresarial en la campaña para evitar la inminente victoria del candidato de izquierda. Luego de un período postelectoral en el que se produjeron protestas en todo el país, Fox entregó la presidencia a Felipe Calderón Hinojosa, bajo sospecha de fraude entre algunos electores, el 1 de diciembre de 2006. Posteriormente, al estilo del ex estadounidense presidentes, anunció que construiría, en un terreno cercano a su rancho, un centro de estudios, una biblioteca y un museo dedicados a evaluar su mandato.