Esquiú, mamerto (1826–1883)

Mamerto Esquiú (b. 11 mayo 1826; d. 10 de enero de 1883), portavoz católico argentino y obispo de Córdoba. Hijo de una devota familia de agricultores de Callesita, provincia de Catamarca, a los diez años ingresó en la orden franciscana. Enseñó en la escuela del convento franciscano de Catamarca y durante gran parte de su carrera estuvo estrechamente asociado con instituciones educativas católicas. También un destacado predicador, ganó renombre nacional por primera vez por un sermón que pronunció con motivo del juramento de lealtad a la Constitución de 1853. Esquiú criticó el liberalismo que impregnaba muchas disposiciones de la Constitución, pero llamó a los argentinos a obedecerla con espíritu de sumisión a las autoridades constituidas.

Esquiú en varias ocasiones fue miembro de asambleas deliberativas en su provincia natal, incluso cuando se desilusionó cada vez más con las disputas entre facciones y la guerra civil que afligía al país en su conjunto. Pasó los años 1862-1875 en Bolivia (excepto por un breve viaje a Perú y Ecuador), donde nuevamente ganó prominencia como educador y publicista católico. Durante los últimos años de su vida estuvo principalmente en Argentina, a pesar de su consternación por las tendencias políticas y culturales allí. Sin embargo, en vista de su prestigio entre los católicos argentinos y su fama de "orador de la Constitución", Esquiú fue nombrado arzobispo de Buenos Aires (lo que rechazó) y obispo de Córdoba (que aceptó de mala gana). Desde que asumió la diócesis de Córdoba en enero de 1881 hasta su muerte, dio ejemplo de sencillez apostólica y energía incansable al servicio de su rebaño. Aunque nunca fue canonizado formalmente, su biografía aparece en una serie de "Vidas populares de santos" publicada en 1977. Murió en Suncho, provincia de Catamarca.