Dzibilchaltún

Dzibilchaltún, una zona y sitio arqueológico maya importante y ocupado durante mucho tiempo, ubicado a 10 millas al norte de Mérida, Yucatán. Dzibilchaltún y sitios cercanos como Komchen estaban poblados desde el 800 a. C. Los primeros ocupantes del norte de Yucatán vivían en pequeñas aldeas agrícolas, y alrededor del 500 a. C. hay buena evidencia de edificios públicos formalmente dispuestos ubicados cerca de los centros de las ciudades. Durante el período Formativo Tardío (c. 300 a. C.-250 d. C.) la gente de la región de Dzibilchaltún se dedicaba cada vez más al comercio a larga distancia, y la producción de sal puede haberles proporcionado un recurso valioso para ese comercio. Las similitudes cerámicas y arquitectónicas con sitios del Formativo Tardío en la costa este de Yucatán (por ejemplo, Cuello y Cerros) sugieren contactos marítimos.

Durante el período comprendido entre 250 y 700, Dzibilchaltún y sus alrededores estuvieron escasamente poblados por razones que aún no se conocen bien. Para el año 700, sin embargo, el sitio de Dzibilchaltún experimentó un rápido crecimiento, convirtiéndose en uno de los centros más grandes de la península de Yucatán. Un área que cubre 7.6 millas cuadradas con más de 8,000 estructuras fue ocupada entre 700 y 1000; la población puede haber llegado a 25,000 o más en este momento. A principios de este período hay similitudes arquitectónicas con los sitios del Clásico Temprano en las tierras bajas del sur (por ejemplo, Uaxactún) porque los arquitectos de Dzibilchaltún revivieron un estilo anterior. También hay similitudes con sitios mayas occidentales contemporáneos como Palenque. Hacia el año 830, el estilo arquitectónico Puuc llegó a dominar Dzibilchaltún, y las estructuras tenían revestimientos enchapados con mosaicos geométricos y máscaras tridimensionales.

Hacia el año 1000, Dzibilchaltún había perdido su posición dominante en el área y había una fuerte influencia desde Chichén Itzá hacia el este. La población residente de Dzibilchaltún disminuyó drásticamente y el sitio parece haberse convertido en un centro ceremonial en el período Posclásico Tardío (c. 1200-1540).

Hoy en día, muchas ruinas de Dzibilchaltún han sido reconstruidas o restauradas, y el sitio es visitado regularmente por turistas durante todo el año debido a su proximidad al centro urbano de Mérida. El turismo está especialmente ocupado durante el equinoccio de primavera y otoño; los visitantes acuden en masa para presenciar cómo el sol se alinea y brilla directamente a través de las puertas del Templo de las Siete Muñecas solo durante el equinoccio. También en Dzibilchaltún se puede visitar el reconocido Museo de Pueblo Maya.