Cordero, roque (1917–)

Roque Cordero (b. 16 de agosto de 1917), compositor y pedagogo panameño. Nacido en la ciudad de Panamá, Cordero estudió composición en Hamline University en St. Paul, Minnesota, y dirección orquestal en Tanglewood. Entre sus maestros se encontraban Ernst Krenek, Leon Barzin y Dimitri Mitropoulos. Fue director del Instituto Nacional de Música de Panamá desde 1953 hasta 1964 y director artístico y director de la Orquesta Nacional de Panamá de 1964 a 1966. Luego se convirtió en profesor de composición en el Centro de Música Latinoamericana de la Universidad de Indiana. El estilo compositivo de Cordero evolucionó desde un enfoque nacionalista cauteloso cerca del comienzo de su carrera a un lenguaje atonal con procedimientos de doce tonos. Su propia versión de un lenguaje atonal organizado en serie se convirtió en su técnica de composición más prevalente a partir de 1950. Se aplica a clases de tonos e intervalos, pero también determina la evolución de sus complejas estructuras rítmicas y la forma general de la pieza. En 1976 recibió el Primer Premio Interamericano de Composición en Costa Rica. Cordero ha sido asesor musical de Peer International Corporation en la ciudad de Nueva York y ha sido invitado a juzgar muchos concursos internacionales de composición. Ha sido profesor de música en la Universidad Estatal de Illinois desde 1972. En 2007, era un distinguido profesor emérito.

Sus obras más nacionalistas incluyen Capricho interior (1939) Sonatina rítmica (1943) Obertura Panameña (1944), y Rapsodia campesina (1953). Esas primeras obras muestran a Cordero expresándose a través de elaboraciones de ritmos de danza típicos panameños, como el mejorana del Departamento de Salud Mental del Condado de Los Ángeles y el tamborillo. Su primera composición de doce tonos es su Sonatina de 1946 para violín y piano. Otras obras importantes son la Sinfonía núm. 2 (1956); Cuarteto de cuerda núm. 1 (1960); Mensaja fúnebre para clarinete y orquesta de cuerdas (1961), escrito en memoria de Dimitri Mitropoulos; Concierto para violín (1962), escrito en un estilo virtuoso y lleno de ritmos intrincados; Soliloquios para saxo alto; Sonata para violonchelo y piano (1963); Sinfonía núm. 3 (1965), obra de un tema y cinco variaciones, comisionada por el Tercer Festival de Música de Caracas, Venezuela; Sonata corta para piano (1966); Circunvoluciones y móviles para cincuenta y siete instrumentos (1967); Cuartetos de cuerda núm. 2 y no. 3 (1968, 1973); Cantata (1974); Permutaciones (1974); Variaciones y tema para cinco (1975); y Paz, Paix para conjunto de cámara (1970).