Conferencia de Caracas (1954)

La Décima Conferencia Interamericana de la Organización de Estados Americanos (OEA) se reunió en Caracas, Venezuela, del 1 de marzo al 28 de marzo de 1954. Aunque las naciones latinoamericanas esperaban que los temas económicos fueran el foco principal, Estados Unidos convenció al comité organizador coloque una resolución anticomunista en primer lugar en la agenda. La administración de Eisenhower estaba preocupada por la influencia de los comunistas en el gobierno electo de Jacobo Arbenz Guzmán en Guatemala.

Los latinoamericanos no estaban entusiasmados con esta posición porque temían la interferencia de Estados Unidos en sus asuntos. Muchos en el hemisferio estaban enojados porque Estados Unidos insistió en reunirse en Caracas porque Marcos Pérez Jiménez era el jefe de estado allí. Costa Rica se negó a asistir por su culpa.

La votación de la resolución anticomunista fue de diecisiete a favor, uno en contra (Guatemala) y dos abstenciones (México y Argentina). El secretario de Estado de Estados Unidos, John Foster Dulles, agregó una declaración a la resolución que decía que el diseño era hacer frente a los peligros que se originan fuera del hemisferio y no menoscabar el derecho de cada estado a elegir libremente su propia forma de gobierno. Al no obtener apoyo contra Arbenz, Estados Unidos se unió a los rebeldes guatemaltecos para derrocarlo en junio de 1954.