Conciencia en fenomenología

Para Edmund Husserl, las dos características básicas de la conciencia son la intencionalidad y la temporalidad. La intencionalidad significa que toda la conciencia se dirige a algún objeto. La tesis de que la conciencia es temporal significa no sólo que todos los estados conscientes tienen una ubicación temporal, sino que cada uno de ellos tiene dentro de sí una estructura temporal y que la estructura temporal de la conciencia es la base de todas las demás determinaciones de la conciencia y sus objetos.

El método filosófico de Husserl procede a través de un análisis de la vida consciente. Sin embargo, debido a que toda conciencia es intencional, el análisis de las formas y estructuras de varios tipos de conciencia (incluidas las volitivas, emocionales y evaluativas, así como las teóricas) es también la forma adecuada de analizar las formas y estructuras esenciales de varios tipos de conciencia. objetos. Debido a que Husserl también cree que la conciencia implica al menos la autoconciencia implícita de los propios estados mentales, el enfoque en la conciencia desplaza el análisis a una esfera que se da inmediata y directamente en la reflexión y, por lo tanto, es la fuente de certeza apodíctica, el ego trascendental. En trabajos posteriores, Husserl matiza esta afirmación señalando que la entrega de uno mismo, incluso para los objetos ideales, nunca implica necesariamente una certeza absoluta, de modo que toda la donación pretendida requiere una reconfirmación. También dirige su atención al ámbito de la síntesis pasiva, cuyos resultados nos pueden ser entregados directamente, mientras que las operaciones que originalmente los generan no lo son, por lo que es necesaria una reconstrucción fenomenológica o análisis intencional para revelar elementos sedimentados o inicialmente ocultos y prepredicativos. de la conciencia.

Jean-Paul Sartre se consideró a sí mismo un filósofo de la conciencia durante la primera mitad de su carrera. Suscribió el ideal cartesiano del cogito como punto de partida de la filosofía y valoró la evidencia apodíctica que arrojaba. Pero valoraba la conciencia tanto por su libertad y espontaneidad como por su translucidez epistemológica. De hecho, fue la relevancia de la translucidez para la responsabilidad moral lo que lo llevó a negar tanto un ego trascendental como el inconsciente freudiano y a postular una "prerreflexión". Cogito."

En su El imaginario Sartre describe la conciencia de imagen como el lugar de "negatividad, posibilidad y carencia". Porque somos capaces de "mantener a raya al mundo" y "desrealizar" los objetos perceptivos de forma imaginaria, argumenta, somos libres. La conciencia de imagen se vuelve paradigmática de la conciencia en general (ser para sí) en Ser y nada. Adoptando la tesis de Husserl de que toda conciencia es intencional, insiste en que esta intencionalidad es principalmente práctica, articulando un proyecto fundamental que da sentido / dirección (sens ) a nuestra existencia.

Sartre da mucha importancia a la autoconciencia prerreflexiva que acompaña a nuestra conciencia explícita de cualquier objeto, incluidos nuestros egos como objetos reflectantes. Como siempre somos implícitamente conscientes de nosotros mismos, es innecesario buscar la autoconciencia en una infinidad de reflexiones sobre reflejos o perseguir un sujeto que no puede ser un objeto (el ego trascendental). El ojo inquebrantable de la conciencia pre-reflexiva posibilita tanto la mala fe como su superación a través de lo que él llama "reflexión purificadora", la auténtica "elección" de vivir a una distancia creativa del propio ego.

Los estudiantes de Husserl como Aron Gurwitsch y Ludwig Landgrebe y la mayoría de las figuras posteriores dentro de la tradición fenomenológica como Martin Heidegger y Maurice Merleau-Ponty se basaron en las ideas de Husserl y Sartre sobre la importancia de la autoconciencia, la intencionalidad y la temporalidad, a menudo bajo otras circunstancias. nombres, pero también enfatizan la naturaleza prepredicativa y práctica de esta conciencia, así como sus limitaciones. Por lo tanto, evitan el término "conciencia" en su mayor parte debido a su asociación con las aspiraciones cartesianas de completa autotransparencia y absoluta autonomía en el conocimiento y la acción humanos que rechazan.

Véase también Autenticidad; Tiempo, Conciencia de.

Bibliografía

Husserl, E. Meditaciones cartesianas. Husserliana 1, editado por S. Strasser. The Hauge: M. Nijhoff, 1950. Traducido por D. Cairns como Meditaciones cartesianas: una introducción a la fenomenología. The Hauge: M. Nijhoff, 1960. Véanse especialmente las secs. 6-22 sobre intencionalidad y reflexión. Ver secs. 30-41 sobre la naturaleza temporal de la conciencia y la génesis pasiva.

Husserl, E. Lógica formal y trascendental. Husserliana 17 editado por P. Janssen. The Hauge: M. Nijhoff, 1974. Traducido por D. Cairns como Lógica formal y trascendental. The Hauge: M. Nijhoff, 1969. Sec. 58 distingue entre entrega e infalibilidad.

Husserl, E. Ideas para una fenomenología pura y una filosofía fenomenológica. Husserliana 3. The Hauge: M. Nijhoff, 1976. Traducido por F. Kersten como Ideas pertenecientes a una fenomenología pura y una filosofía fenomenológica. Primer libro. The Hauge: M. Nijhoff, 1982. Véanse especialmente las secs. 34-62 sobre la intencionalidad de la conciencia y su accesibilidad a la reflexión pura.

Nenon, Thomas. "Libertad, responsabilidad y autoconciencia en Husserl". Nuevo Anuario de Fenomenología y Filosofía Fenomenológica 2 (2002): 1 – 21.

Sartre, J.-P. Ser y nada. París: Gallimard, 1943. Traducido por HE Barnes como Ser y nada. Nueva York: Biblioteca Filosófica, 1956.

Sartre, J.-P. L'imaginaire. París, 1940. Traducido por Jonathan Webber como El imaginario. Londres: Routledge, 2004.

Sartre, J.-P. La Transcendence del ego. París, 1937. Traducido por R. Kirkpatrick y F. Williams como La trascendencia del ego: una teoría existencialista de la conciencia. Nueva York: mediodía, 1957.

Thomas Flynn (2005)

Thomas Nenon (2005)