Comités de defensa sandinistas

Los Comités de Defensa Sandinista constituyeron la organización popular de masas más grande de Nicaragua durante la administración sandinista (1979-1990). Una organización de base, los Comités de Defensa Sandinista (CDS) surgieron de un núcleo de grupos vecinales clandestinos prerrevolucionarios conocidos como Comités de Defensa Civil que promovían el apoyo al Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN). Como componentes independientes pero integrales del Partido Sandinista, los CDS eran conductos entre el gobierno y el pueblo, y en el período inmediato de posguerra asumieron responsabilidades tradicionales del Estado, incluidos los servicios sociales y administrativos.

Los primeros objetivos del CDS incluían la unificación de la población y el avance de la revolución. Mediante el logro de estos objetivos, el CDS esperaba aliviar muchos problemas sociales. Las preocupaciones inmediatas incluyeron la implementación de servicios sociales, educativos y de salud básicos. Bajo la dirección del Partido Sandinista, el CDS ayudó a dirigir campañas de alfabetización, programas de vacunación, distribución de alimentos, construcción y proyectos de defensa civil. Abierto a cualquier individuo mayor de catorce años, independientemente de su afiliación a un partido o estatus social, la membresía en el CDS se disparó a más de medio millón a principios de la década de 1980. Organizado por bloques vecinales y por áreas rurales, el CDS incluía comités zonales, regionales y nacionales a través de los cuales fluía información, ideas y quejas entre la gente y el estado.

A medida que aumentaba su fuerza numérica, también aumentaban las acusaciones de corrupción, favoritismo y abusos de poder. Para sus partidarios, el CDS era una verdadera forma de democracia participativa. Para sus críticos, funcionó como una asociación dictatorial. Cuatro años después de la revolución, aproximadamente la mitad de los CDS habían desaparecido. Fue necesaria la amenaza de ataques contrarrevolucionarios externos al FSLN para revivir el CDS. Después de la reorganización a mediados de la década de 1980, los líderes del CDS elegidos democráticamente trabajaron más de cerca con los gobiernos locales y estatales. Tras la elección en 1990 de la presidenta de oposición Violeta Barrios De Chamorro, el CDS se disolvió oficialmente.