Comisión de mandatos permanentes

órgano de supervisión de la liga de naciones.

La comisión con sede en Ginebra fue establecida en 1919 bajo el Artículo 22 del Pacto de la Sociedad de Naciones para supervisar la administración bajo el sistema de mandato de quince territorios bajo mandato, incluidos cuatro en el Medio Oriente: Líbano y Siria de Francia y Palestina e Irak de Gran Bretaña. Requirió informes anuales de los gobiernos obligatorios y asesoró al Consejo de la Sociedad de Naciones sobre la política relativa a los mandatos. Sin embargo, la Comisión ejerció poca autoridad de supervisión, y tres de los mandatos en el Medio Oriente —Líbano, Siria y Palestina— fueron generalmente administrados de manera autónoma, al igual que las colonias.

La mayoría de los miembros de la comisión eran representantes de las potencias coloniales: Gran Bretaña, Francia, Italia, Portugal, España, Bélgica, Holanda, Alemania y Japón. Solo dos miembros eran estados no coloniales: Suiza y Noruega. Los ciudadanos de los mandatos podían apelar a la comisión, pero solo a través de su alto comisionado obligatorio. La comisión rechazó repetidamente los llamamientos de los árabes palestinos al derecho a la autodeterminación y toleró las demoras de Francia en otorgar autonomía a Siria y Líbano. Sin embargo, la comisión otorgó la independencia a Irak en 1932. La comisión existió hasta 1946, cuando las Naciones Unidas la reemplazaron con su Consejo de Administración Fiduciaria cuando el Sistema de Mandatos se convirtió en el sistema de administración fiduciaria.