Collins, (thomas) leroy

(b. 10 de marzo de 1909 en Tallahassee, Florida; d. 12 de marzo de 1991 en Tallahassee, Florida), gobernador de Florida, mejor recordado por su liderazgo moderado con respecto a los derechos civiles y su compromiso con el buen gobierno.

Collins fue el cuarto hijo de Marvin Herring Collins y Mattie Albritton Brandon. Creció en las afueras de Tallahassee, Florida, donde su padre tenía una tienda de comestibles. Marvin Collins descendía de una larga línea de predicadores metodistas, y la madre de Collins esperaba que su hijo pudiera seguir el mismo llamado. Roy, como lo llamaban su familia y amigos, tenía poco interés en el clero. Aunque más tarde se convirtió en episcopal, siguió siendo un fiel feligrés y sus convicciones religiosas influyeron en su carrera política posterior. Después de graduarse de la escuela secundaria en 1927, Collins se mudó a Poughkeepsie, Nueva York, para asistir a la Eastman's Business School en 1928. Terminó el programa de un año en un solo semestre y rápidamente regresó a Tallahassee, donde tomó un trabajo como banco. cajero. En 1930, Collins se matriculó en la Universidad de Cumberland en Lebanon, Tennessee, para estudiar en el programa de derecho de un año de la universidad. Al año siguiente, Collins regresó a Florida con su LL.B., aprobó el examen de la barra de Florida con el puntaje más alto hasta ese momento y estableció su propio bufete de abogados. Desafortunadamente, su práctica, como la de muchos otros abogados de Florida durante la Gran Depresión, no creció rápidamente.

Collins ingresó a la política en gran parte debido a la dificultad de ganarse la vida como abogado. En 1932 intentó casarse con la ex Mary Call Darby, pero reconoció que su práctica no generaba los ingresos necesarios para mantener a una familia y decidió postularse para el puesto de fiscal del condado de Leon. Si bien corrió bien, perdió ante el candidato titular. A pesar de la derrota, él y Mary Call se casaron el 29 de junio de 1932. Permanecieron casados ​​hasta su muerte, criando cuatro hijos.

Collins, demócrata de toda la vida, volvió a postularse para el cargo en 1934 y fue elegido representante estatal del condado de Leon, cargo que ocupó durante tres mandatos de dos años. En 1940 Collins se postuló con éxito para senador estatal, ocupando ese puesto hasta 1953, interrumpido solo por la Segunda Guerra Mundial. Durante la guerra, Collins se ofreció como voluntario para la Marina de los Estados Unidos, sirviendo como fiscal militar. La carrera de Collins en la legislatura de Florida estuvo marcada por su compromiso con una filosofía progresista que buscaba mejorar la condición de los ciudadanos del estado. Presentó y apoyó la legislación que mejoró las escuelas públicas, promovió la seguridad automotriz y ordenó la responsabilidad fiscal. Si bien a menudo se encontró con la resistencia de poderosos legisladores rurales, ganó prestigio a los ojos de muchos floridanos.

En 1954 Collins se postuló para la gobernación en contra de los intereses rurales con los que había luchado en la legislatura. La elección, que se llevó a cabo para cubrir el mandato del titular recientemente fallecido, enfrentó a Collins contra el presidente conservador del Senado del Estado de Florida. Collins ganó las elecciones en una plataforma que prometía reformas gubernamentales, llevando a los condados más poblados del sur de Florida con un mensaje de progreso y desarrollo económico. Como gobernador, Collins distinguió su mandato al ampliar el número de universidades y colegios comunitarios financiados por el estado, al promover el turismo y el desarrollo económico y al esforzarse por remediar los abusos del amiguismo. En 1956, los votantes eligieron a Collins para un mandato completo.

Como sucedió con la mayoría de los gobernadores de los estados del sur en la década de 1950, el fallo de la Corte Suprema de 1954 en Marrón v. Junta de Educación, que declaró inconstitucional la segregación escolar, dio forma al mandato de Collins. Collins respondió con moderación, defendiendo la segregación y pidiendo adherencia a la decisión de la Corte. En 1955 parecía que la mayoría de los floridanos estaban de acuerdo con este enfoque. En 1956, sin embargo, los segregacionistas acérrimos tildaban a Collins de integracionista y atacaban sus posiciones moderadas. Las tácticas de sus críticos, así como sus convicciones religiosas personales, convencieron a Collins de la inmoralidad de la segregación y el racismo, distanciándolo de la mayoría de los políticos del sur. En 1960 Collins presidió como presidente de la Convención Nacional Demócrata de 1960, que nominó a John F. Kennedy para presidente de los Estados Unidos; esto separó aún más a Collins de la corriente principal de la política sureña.

Al final de su mandato como gobernador, Collins se tomó un descanso de la política. De 1961 a 1964 se desempeñó como presidente de la Asociación Nacional de Locutores (NAB). Mientras trabajaba en la NAB, Collins presionó a las emisoras para que sirvieran al interés público reduciendo la programación violenta y eliminando la publicidad televisiva de cigarrillos. Aunque tuvo éxito en la esfera privada, Collins pronto regresó al gobierno. En 1964, el presidente Lyndon B. Johnson lo nombró para dirigir el Servicio de Relaciones Comunitarias (CRS), que fue creado por la Ley de Derechos Civiles de 1964 para fomentar la implementación pacífica de las políticas de derechos civiles. Como jefe del CRS, Collins fue el más destacado en la organización de la exitosa segunda marcha por los derechos de voto a través del puente Edmund Pettus en Selma, Alabama, el 9 de marzo de 1965. Más tarde ese año, Collins fue nombrado subsecretario de comercio. En esta capacidad, ayudó a negociar el fin de los disturbios y disturbios en el barrio de Watts en Los Ángeles.

En 1966 Collins dejó el Departamento de Comercio para postularse para el Senado de los Estados Unidos en 1968. Como ex gobernador, Collins disfrutó de una gran popularidad en Florida, pero su postura contra la segregación y su papel en CRS enfureció a muchos floridanos. Su rival republicano en la carrera de 1968, Edward John Gurney, se basó en este pozo de oposición. Al etiquetar a Collins como "LeRoy liberal", su oponente apeló al descontento conservador y derrotó a Collins en las elecciones generales.

Collins se retiró del gobierno tras su derrota de 1968, pero no se retiró de la vida pública. Siguió siendo un defensor de los valores políticos progresistas, especialmente en su oposición a la pena capital. En 1990, Collins fue nombrada finalista del Premio John F. Kennedy Profile in Courage, otorgado por la Kennedy Library Foundation para reconocer el coraje en la defensa de causas políticas. El cáncer de pulmón se cobró la vida de Collins en 1991. Fue enterrado en Tallahassee.

En la mente de muchos floridanos, Collins fue el gobernador modelo, dedicado a mejorar su estado para todos sus ciudadanos. Al enterarse de su muerte, la Legislatura de Florida aprobó de inmediato una resolución en la que nombraba a Collins el "Floridiano del Siglo". No siempre amado por su política, Collins se ganó el respeto de todos los floridanos por sus principios para una sociedad mejor.

Hay dos colecciones principales de documentos personales de Collins. El Departamento de Colecciones Especiales de la Biblioteca de la Universidad del Sur de Florida en Tampa tiene una colección importante con énfasis en el mandato de Collins como gobernador y su campaña senatorial de 1968. Además, el Departamento de Colecciones Especiales de la Biblioteca de la Universidad Estatal de Florida en Tallahassee mantiene una importante colección de documentos relacionados con su mandato en la legislatura estatal, así como con su vida pospolítica. Tom Wagy ha escrito la única biografía completa de Collins, Gobernador LeRoy Collins de Florida: Portavoz del Nuevo Sur (1985), una interpretación muy comprensiva de su carrera. Su obituario está en el New York Times (13 Mar. 1991).

Evan P. Bennett