Coleman, cy

(b. El 14 de junio de 1929 en la ciudad de Nueva York; d. 18 de noviembre de 2004 en la ciudad de Nueva York), pianista y compositor de canciones populares y de partituras para Broadway y el cine.

Coleman nació Seymour Kaufman y se crió en el Bronx, Nueva York. Era el menor de los cinco hijos de Max Kaufman, un carpintero y ebanista, e Ida (Prizent) Kaufman, un terrateniente, ambos judíos emigrantes de Rusia. Coleman comenzó a hacer música a la edad de cuatro años cuando un inquilino del edificio en el que él y su familia vivían se mudó y dejó un piano. Experto en elegir melodías, Coleman pronto empezó a tocar casi constantemente, para disgusto de su padre, que una vez cerró el piano con clavos. Coleman no se desanimó. El lechero de la familia quedó tan impresionado que ayudó a organizar lecciones de piano para el niño. Coleman estudió diligentemente el repertorio clásico y, a la edad de nueve años, había actuado en las salas Steinway, Town y Carnegie de la ciudad de Nueva York. Coleman continuó sus estudios clásicos en la High School of Music and Art en la ciudad de Nueva York y simultáneamente en el New York College of Music, de la cual se graduó en 1948. Coleman estaba interesado en la música popular, sin embargo, y mientras aún estaba en la escuela hizo dinero jugando en fiestas, bodas y bar mitzvahs.

Inmediatamente después de graduarse de la universidad, Coleman, cuyo cambio de nombre había sido sugerido por un editor de música, comenzó a tocar el piano en varios clubes y hoteles en la ciudad de Nueva York y Chicago. En 1950 se convirtió en pianista de salón en el muy de moda Sherry-Netherland Hotel en la Quinta Avenida de Manhattan, cargo que ocupó durante dos años. Pronto, cansado de la llamada escena de la música de sociedad, Coleman comenzó a tocar en clubes de jazz. Acompañó a músicos como la vocalista Ella Fitzgerald y el saxofonista Illinois Jacquet y trabajó con varios tríos. Durante este período, Coleman desarrolló un estilo musical que luego describió como "algo alegre [pero] más pleno".

Coleman escribió algunas canciones con el letrista y compositor Joseph McCarthy, entre ellas "Why Try to Change Me Now" (1952), que fue grabada por Frank Sinatra. La carrera de compositor de Cole-man despegó cuando se asoció con la letrista Carolyn Leigh, a quien había conocido por casualidad en un mostrador de comida en la ciudad de Nueva York a principios de la década de 1950. Los dos produjeron estándares pop como "Witchcraft" (1957), "The Best Is Yet to Come" (1959) y "Firefly" (1958). La puntuación para Gato montés (1960), un espectáculo de Broadway ligeramente exitoso protagonizado por Lucille Ball, incluyó su conmovedora marcha "Hey, Look Me Over". La segunda colaboración de Coleman y Leigh para Broadway fue Little Me (1962), que cerró tras 257 funciones. Aunque un reportero de la New York Times escribió que las letras de Leigh “encajaban perfectamente con las melodías puntiagudas y sincopadas de pop-jazz del Sr. Coleman”, Coleman y Leigh tomaron caminos separados. Sobre la tormentosa relación artística de los colegas, Coleman confesó más tarde: "Peleamos constantemente".

Coleman compuesto para el cine Whisky y El alborotador (ambos de 1964) y El arte de amar (1965) y luego, nuevamente por casualidad, conoció a su siguiente colaboradora, la respetada letrista Dorothy Fields. El espectáculo de Broadway de Coleman y Fields Sweet Charity (1966) tuvo 608 presentaciones, y las canciones "Big Spender" y "If My Friends Could See Me Now" se convirtieron en éxitos populares. La versión cinematográfica de 1969 protagonizada por Shirley MacLaine le valió a Coleman una nominación al Oscar.

Después de varios intentos fallidos de volver a Broadway, Coleman y Fields Balancín (1973) tuvo 296 funciones. Fields murió en 1974 y Coleman regresó a Hollywood para trabajar en El rompecorazones (1972) y dos especiales de televisión ganadores de un Emmy con Shirley MacLaine en 1974 y 1976.

Coleman, cuyo corazón siempre estuvo con Broadway, regresó allí para componer Amo a mi esposa (1977) con letra de Michael Stewart. El programa ganó un premio Drama Desk por su música sobresaliente. En el siglo XX (1978), con letra de Betty Comden y Adolph Green, se encontraba a bordo del lujoso tren del Siglo XX, que una vez corrió entre Nueva York y Chicago. El espectáculo estuvo en Broadway durante más de un año y ganó seis premios Tony, incluido el primero para el compositor a la mejor banda sonora original. Después de un programa fallido llamado Home Again (1979), que cerró antes de llegar a Nueva York, Coleman y Stewart volvieron a probar el éxito con Barnum (1980), sobre el productor de circo PT Barnum.

A principios de la década de 1980, Coleman actuó ocasionalmente en clubes nocturnos y con varias orquestas sinfónicas regionales en los Estados Unidos. Continuó produciendo partituras para las películas con Lío en Río y Buscando a Greta (ambos de 1984) y Power (1986). Durante su larga carrera, Coleman también grabó más de una docena de álbumes de su inimitable interpretación del piano.

Musical fallido de Coleman Bienvenido al club (1989), con letra de Coleman y el libretista AE Hotchner, le siguió City of Angels (1989), éxito de crítica y popularidad con letra de David Zippel. Coleman ganó su segundo premio Tony a la mejor banda sonora original por lo que el New York Times llamado "una celebración delirante de los estilos de jazz y pop". También ganó otro premio Drama Desk.

El próximo proyecto de Coleman, Las locuras de Will Rogers (1991), con letra de Comden y Green, duró dos años y medio y le valió a Coleman su tercer premio Tony a la mejor banda sonora original. La vida (1997), con letra de Ira Gasman, fue el último esfuerzo de Coleman en Broadway. Este atrevido espectáculo sobre prostitutas en Times Square ganó varios premios, pero solo tuvo un éxito moderado.

En 1997, Coleman se casó con Shelby Brown, a quien había conocido por casualidad en una fiesta de Nochevieja en 1992. Los dos tuvieron una hija en 2000. Cuando se le preguntó acerca de la jubilación, Coleman dijo: "No funcionará para mí", pero él Nunca tuve la oportunidad de intentar la jubilación. El 18 de noviembre de 2004, después de asistir a la fiesta de inauguración del espectáculo de un colega, Coleman murió de insuficiencia cardíaca en el New York-Presbyterian Hospital de la ciudad de Nueva York. La noche siguiente, a la hora del telón, las luces de Broadway se atenuaron en homenaje. Posteriormente, sus restos fueron incinerados.

Coleman, un compañero optimista, elegante e ingenioso, era un trabajador enérgico al que le gustaba tener varios proyectos en marcha a la vez. Formó parte de las juntas directivas de la Sociedad Estadounidense de Compositores, Autores y Editores; la Academia de Artes y Ciencias de la Televisión; y el Consejo del Gremio de Dramaturgos. Coleman recibió numerosos honores y premios, como el Premio Humanitario Irvin Feld de la Conferencia Nacional de Cristianos y Judíos. Fue incluido en el Salón de la Fama de los Compositores en 1981. Superando con ecuanimidad los altibajos de una larga carrera, Coleman le dijo a un entrevistador del New York Times, "Si eres un escritor decidido, lo conseguirás ... En lugar de frustrarte, digo que tomemos la pelota y corramos con ella".

Stanley Green, El mundo de la comedia musical (1960), incluye un capítulo revelador sobre Coleman, su trabajo y sus colaboradores. Para entrevistas con el compositor, véase Al Kasha y Joel Hirschhorn, Notas sobre Broadway: conversaciones con los grandes compositores (1985); y el New York Times (13 de julio de 1986). Los obituarios están en el El Correo de Washington y New York Times (ambos 20 de noviembre de 2004).

Michael Meckna