Cixous, Hélène (1937–)

Hélène Cixous nació en Orán, Argelia, el 5 de junio de 1937. Su padre era de ascendencia judía y colonial francesa y su madre era austro-alemana. Cixous creció en Argelia, aunque estudió en Francia y allí comenzó su carrera académica. Su primer mensaje de texto, El primer nombre de Dios (Nombre de Dios), fue publicado en 1967. Desde 1968, ha sido profesora de literatura inglesa en la Université de Paris VIII – Vincennes, una universidad considerada "revolucionaria" por su oposición a las estructuras institucionales tradicionales, que ella ayudó a fundar. Cixous también estableció el primer centro de estudios de la mujer en Europa en la Université de Paris VIII.

Cixous se ha preocupado constantemente por las consecuencias represivas y excluyentes de las formas de poder institucionales y sistémicas. Se ha interesado en las luchas de liberación tanto individuales como colectivas, como la liberación del yo del impacto del psicoanálisis, la liberación de la mujer y las luchas del Tercer Mundo. Ha publicado aproximadamente cincuenta novelas, obras de teatro y ensayos teóricos. Dentro de los Estados Unidos, los más conocidos de sus escritos han sido "La risa de la Medusa" (1976) y La mujer recién nacida (1986). Gran parte de su trabajo se ha publicado originalmente en francés y no se ha traducido al inglés.

Cixous es bien conocida por su noción de escritura femenina. En "La risa de la medusa", Cixous sostiene que definir una práctica femenina de la escritura, o écriture femenino, no es posible ya que "siempre superará el discurso que regula el sistema falocéntrico" que pretende teorizarlo o encerrarlo (1976 , pág.883). Cixous habla de su cautela con el lenguaje reductor que simplificaría o capturaría su práctica de écriture femenino. Sin embargo, su intento básico es liberar el lenguaje y ofrecer nuevas formas de escribir y hablar. Para ello, enfatiza los elementos ficticios y poéticos de su escritura. Al cuestionar las estructuras de poder, Cixous aboga por liberarse a través de la escritura. A su vez, liberar al yo (o al sujeto) significa repensar categorías tradicionalmente reprimidas; por ejemplo, mujer, cuerpo y escritura. Cixous se opone a la asociación del sujeto fálico con el narcisismo y la muerte, que al mismo tiempo equipara a la mujer con la muerte. En contraste con el énfasis en el narcisismo y la muerte, Cixous sugiere una economía del regalo, una economía que se basa en dar y recibir. El intercambio representado por una economía del don marcaría un nuevo modo de intercambio, para Cixous, y surgiría a través de cambios lingüísticos. A su vez, en opinión de Cixous, solo a través de cambios lingüísticos son posibles los cambios sociales. Así, Cixous anima a las mujeres a "escribir ellas mismas"; es decir, las mujeres deben escribir sus cuerpos y sus deseos, que siempre y solo han sido escritos y discutidos por los hombres.

La transformación de la relación entre uno mismo y el otro es central en la escritura de Cixous y constituye su dimensión política. Mientras Cixous escribía su disertación sobre el autor irlandés James Joyce, su énfasis en la vida sobre la muerte la separó de él. Aunque Cixous reconoció a Joyce por su énfasis en la transformación de las estructuras lingüísticas como un medio para cambiar las estructuras mentales, Joyce finalmente sostuvo que uno debe perder (matar al otro) para tener (vivir). A pesar del reconocimiento de Cixous de la pérdida y la muerte como algo inevitable para la vida, su objetivo es enfatizar la vida sobre la muerte (invirtiendo así el énfasis de muchos autores masculinos). Una forma en la que Cixous destaca la vida y la economía del regalo es a través de un enfoque en la relación madre e hijo; específicamente, la relación madre e hija. Cixous sugiere que la mujer / madre da en la medida en que alimenta al niño. La mujer es tanto el recipiente como el contenido. La relación de la mujer con el Otro, o con la alteridad, se diferencia así de la relación entre el hombre y el Otro, ya que las cosas le suceden desde fuera. Cixous utiliza la metáfora de la "tinta blanca", o de la escritura en la leche materna, para transmitir la idea del reencuentro con el cuerpo materno. También aboga por una bisexualidad que extienda la subjetividad más allá de los dualismos para configurar un sujeto múltiple, más que fijo y estático.

Además de Joyce, el trabajo de Cixous ha sido informado por varios filósofos alemanes y franceses, incluidos Martin Heidegger y Jacques Derrida. En La llegada a la escritura (1977), una obra fuertemente derridiana, Cixous avanza la posición de que écriture feminine no es necesariamente escrito por una mujer; en cambio, es la escritura también practicada por ciertos autores masculinos (como Joyce y Jean Genet). Cixous ha impulsado el trabajo del psicoanalista Jacques Lacan, aunque en medio de controversias, al señalar que mujeres y hombres entran en el orden simbólico (la estructura del lenguaje) de manera diferente. Critica que Lacan nombra al falo como el centro de lo simbólico y sugiere que esta visión marca el lenguaje como "falocéntrico" (la idea de que la estructura del lenguaje está centrada en el falo). En este sentido, se hace eco y a la vez presiona la idea de Derrida de que el privilegio occidental de las palabras habladas sobre las escritas hace que la estructura del lenguaje sea "logocéntrica". Como Derrida, cuestiona la estructura binaria del lenguaje en Occidente y expone su papel en el mantenimiento de estructuras opresivas de pensamiento.

A menudo, Cixous se coloca junto a Luce Irigaray, Julia Kristeva y Catherine Clément como una de las feministas francesas o continentales. Sin embargo, el uso de la frase "las feministas francesas" es problemático aquí, ya que tiende a ocultar de la consideración a otras feministas francesas. Además, la frase pasa por alto los antecedentes más complicados de las mismas denominadas feministas "francesas". Sin embargo, al igual que estos otros pensadores, y más notablemente Irigaray, Cixous ha sido acusado de esencialismo. Es decir, ha sido criticada por comprometerse con una feminidad esencial, identificable y nombrada dentro de los textos que examina. La respuesta de Cixous a tales acusaciones, similar a la de Irigaray, sería afirmar que no tiene la intención de comprometerse con una categoría biológica "mujer"; más bien, pretende cuestionar la posición cultural que ocupan tales categorías dentro del discurso y los sistemas de lenguaje.

Véase también Feminismo y Filosofía Continental.

Bibliografía

obras de hÉlÈne cixous

"La risa de la Medusa". Traducido por Keith Cohen y Paula Cohen. Signos 1 (Verano de 1976): 875–893.

La mujer recién nacida. Con Catherine Clément. Editado por Betsy Wing. Minneapolis: Prensa de la Universidad de Minnesota, 1986.

"Coming to Writing" y otros ensayos. Editado por Deborah Jenson. Traducido por Sarah Cornell, Deborah Jensen, Ann Liddle y Susan Sellers. Cambridge, MA: Harvard University Press, 1992.

Hélène Cixous, Rootprints: escritura de memoria y vida. Con Mireille Calle-Gruber. Nueva York: Routledge, 1997.

trabaja sobre hÉlÈne cixous

Conley, Verena Andermatt. Hélène Cixous: Escribiendo lo femenino. Lincoln: Prensa de la Universidad de Nebraska, 1991.

Sellers, Susan, ed. El lector de Hélène Cixous. Nueva York: Routledge, 1994.

Wilcox, Helen, ed. El cuerpo y el texto: Hélène Cixous Lectura y enseñanza. Nueva York: Palgrave Macmillan, 1991.

Mary K. Bloodsworth-Lugo (2005)