Boyacá, batalla de

Batalla de Boyacá, el compromiso más decisivo de la independencia de Colombia. Como culminación de una campaña iniciada por Simón Bolívar a fines de mayo en los llanos venezolanos, el enfrentamiento tuvo lugar el 7 de agosto de 1819 en Boyacá, a unos 9 kilómetros al suroeste de Tunja en la carretera a Bogotá. Con un ejército de venezolanos, neogranadinos y legionarios británicos, Bolívar cruzó las llanuras orientales, escaló los Andes y emergió en la serie de valles de las tierras altas que conducen a la capital del virreinato de Nueva Granada. Después de varios enfrentamientos inconclusos, Bolívar consolidó su posición y el 5 de agosto ocupó Tunja, ubicándose entre el principal ejército realista al mando del coronel José María Barreiro y Bogotá. Cuando Barreiro intentó flanquear a Bolívar y asegurar el camino a la capital, estallaron enfrentamientos en un pequeño puente sobre el río Boyacá. Numéricamente, las fuerzas estaban igualadas (alrededor de 2,850 patriotas contra 2,700 realistas), pero los patriotas estaban en mejores condiciones de lucha. El combate duró dos horas y ninguno de los bandos sufrió grandes bajas. Sin embargo, los patriotas reclamaron el campo y tomaron prisioneros a la mayor parte del enemigo, incluido Barreiro. Tres días después, Bolívar entró en Bogotá, y con el impulso ganado en esta victoria, los patriotas se desplegaron por la mayor parte del resto del centro de Nueva Granada.