Belinskii, vissarion grigor’evich (1811-1848)

Vissarion Grigor'evich BelinskiI (Belinsky), el crítico literario ruso, fue uno de los primeros líderes de la intelectualidad rusa y un importante representante del idealismo absoluto alemán, así como de la posterior reacción contra él, en la filosofía rusa del siglo XIX.

Belinskii nació en Sveaborg, Rusia (ahora Finlandia), hijo de un médico provincial. Ingresó en la Universidad de Moscú en 1829 pero fue expulsado después de tres años, quizás por la crítica radical a la servidumbre en un drama romántico que escribió; su educación posterior fue adquirida por él mismo. Comenzó una carrera periodística en 1833 y pronto se convirtió en el principal crítico de una sucesión de revistas literarias en Moscú y (después de 1839) en San Petersburgo, principalmente Otechestvennyye Zapiski (Anales de la Patria). Sus brillantes ensayos críticos de orientación filosófica, incluidas las perceptivas apreciaciones tempranas de Nikolay Gogol, Mikhail Lermontov y Feödor Dostoevsky, le valieron un gran renombre pero poca recompensa material; murió en San Petersburgo después de una corta vida llena de pobreza y enfermedad.

El desarrollo intelectual de Belinskii tipifica el de los primeros "occidentalizadores" rusos, o admiradores de las ideas e instituciones progresistas occidentales, en cuyo líder se convirtió: pasó de los extremos románticos del idealismo absoluto alemán a través de GWF Hegel a una posición madura que representa la influencia de los franceses. socialistas y Ludwig Feuerbach. En el caso de Belinskii, los cambios doctrinales fueron magnificados y acelerados por una personalidad voluble, mientras que su expresión a menudo se veía empañada por las presiones de la escritura periodística bajo la censura zarista. Belinskii no publicó trabajos teóricos sistemáticos, y sus voluminosos ensayos críticos y su correspondencia privada dejan espacio para interpretaciones divergentes de sus puntos de vista.

Los primeros escritos de Belinskii (1831-1836) muestran la clara influencia de Friedrich Schiller y Friedrich von Schelling. Basando sus puntos de vista en la filosofía de la naturaleza y la filosofía del arte de Schelling, Belinskii glorificó el arte y el proceso creativo, y enfatizó la experiencia estética y moral interna del hombre al elevarse por encima de la realidad empírica hacia la "Idea eterna".

En 1837, después de un breve entusiasmo por Johann Gottlieb Fichte, Belinskii fue presentado por su amigo y mentor, Mikhail Bakunin, al pensamiento de Hegel. Belinskii encontró en la fórmula hegeliana "todo lo que es real es racional" un llamado a una "reconciliación con la realidad" que desvió su atención del mundo subjetivo del hombre a la realidad objetiva que lo rodeaba y lo llevó a elogiar la autocracia rusa, a ver al estado como sagrado, y considerar a la sociedad como metafísica y éticamente superior al individuo. Expresó una concepción hegeliana del arte como "pensar en imágenes" y como reproducción de la realidad racional.

El hegelianismo de Belinskii, sin embargo, no extinguió la consideración por la individualidad humana que, en cierto grado, siempre había marcado su pensamiento y se había manifestado más explícitamente durante su breve período fichteano. En 1841 repudió la subordinación del individuo por parte de Hegel y de ahí en adelante pasó del idealismo absoluto a un personalismo ético que enfatizaba el valor supremo de la personalidad individual. Al mismo tiempo, abandonó el intento de mostrar la racionalidad del orden zarista: se familiarizó con los escritos del conde de Saint-Simon y otros socialistas franceses, y pidió cada vez más reformas sociales radicales en la dirección de la democracia y el socialismo. Su visión madura del arte enfatizó las funciones morales y políticas del arte al expresar ideas socialmente progresistas, por lo que generalmente se le considera el fundador de la tradición dominante de crítica social o "cívica" en Rusia.

El socialismo de Belinskii siguió siendo de inspiración individualista, y hay evidencia de que hacia el final de su vida pasó a una posición liberal más moderada, abogando por el desarrollo de una clase media en Rusia. Su entusiasmo reformista y su perspectiva generalmente ilustrada quedaron bien expresados ​​en una famosa "Carta a Gogol" (1847), que marcó un tono moral para la intelectualidad rusa durante generaciones. La "Carta" ilustra el antieclesiasticismo y las inclinaciones positivistas del período final de Belinskii, si no el ateísmo y el materialismo absoluto que le atribuyen los intérpretes soviéticos.

Véase también Hegel, Georg Wilhelm Friedrich; Hegelianismo; Filosofía rusa.

Bibliografía

Obras de belinskii

Polnoye Sobraniye Sochineni (Trabajos completos). 13 vols. Moscú, 1953-1959.

Obras filosóficas seleccionadas. Westport, CT: Hyperion, 1981.

Filosofía rusa. Vol. 1, editado por James Edie, et al. Knoxville: The University of Tennessee Press, 1987, págs. 281–320.

Funciona en belinskii

Bowman, Herbert E. Vissarion Belinski, 1811-1848: un estudio sobre los orígenes de la crítica social en Rusia. Cambridge, MA: Harvard University Press, 1954.

Ranall, FB Vissarion Belinskii. Newtonville, MA: Socios de investigación orientales, 1987.

Terras, V. Belinksij y la crítica literaria rusa: la herencia de la estética orgánica. Madison: Prensa de la Universidad de Wisconsin, 1974.

Zenkovskii, VV Una historia de la filosofía rusa. 2 vols. Traducido por G. Kline. Nueva York y Londres: Routledge, 2003.

James P. Scanlan (1967)

Bibliografía actualizada por Vladimir Marchenkov (2005)