Bases orgánicas

Bases Orgánicas, carta constitucional mexicana. En octubre de 1841, el general Antonio López de Santa Anna tomó el control de México luego de una revuelta exitosa contra el presidente en ejercicio, Anastasio Bustamante. Para sorpresa de muchos observadores, Santa Anna permitió la elección de un congreso encargado de redactar una nueva constitución para el país. El congreso se reunió en 1842, pero dominado por liberales y federalistas, propuso una constitución que a Santa Anna no le gustó. De ahí que, como había hecho en 1834, utilizó al ejército para forzar el cierre del congreso. Para reemplazarlo, nombró a una asamblea de ciudadanos prominentes que también fueron encargados de producir una nueva carta. Se adhirieron debidamente a lo que se conoció como las Bases Orgánicas, promulgadas el 14 de junio de 1843. Estas comprendían 202 artículos que iban a formar la constitución de la nación. Estipularon un gobierno altamente centralizado con poder político firmemente investido en el centro y en la élite social y financiera dominante. Las Bases Orgánicas fueron reemplazadas en 1846 cuando México volvió a una forma de gobierno federal con la voluble Santa Anna una vez más a la cabeza.