Arévalo bermejo, juan josé (1904–1990)

Juan José Arévalo Bermejo (b. 10 de septiembre de 1904; d. 7 de octubre de 1990), presidente de Guatemala (1945-1951). Nacido en Taxisco, Santa Rosa, se graduó de la Escuela Normal en 1922. Después de trabajar para el Ministerio de Educación, pasó la administración de Ubico en exilio voluntario en Argentina, donde completó su doctorado en filosofía en 1934. Los líderes de la Revolución de Octubre de 1944 lo llevó de nuevo a hacer campaña para la presidencia, que ganó abrumadoramente en diciembre de 1944.

Arévalo asumió el cargo el 15 de marzo de 1945 con una agenda populista amplia y, en última instancia, contradictoria: perseguir el desarrollo económico defendiendo el nacionalismo económico; para crear un orden democrático estable al mismo tiempo que aumenta considerablemente la participación política; y ampliar el bienestar social al tiempo que se fomenta la industrialización. Incapaz de lograr todos estos objetivos, la administración de Arévalo, sin embargo, cambió la estructura legal e institucional del país. Entre sus principales logros se encuentran una ley de seguridad social (1946) que garantiza la compensación a los trabajadores, las prestaciones por maternidad y la atención médica; una ley laboral (1947) que legaliza la negociación colectiva y el derecho de huelga, y exige un salario mínimo (aunque los sindicatos campesinos estaban prohibidos); el Instituto de Seguridad Social (IGSS), que construyó hospitales y clínicas en todo el país; el Instituto Nacional de Producción (INFOP), que brindó crédito y experiencia a los pequeños productores; y la creación de un banco nacional y una oficina nacional de planificación. Las inversiones extranjeras debían dejarse intactas pero sujetas a la regulación gubernamental. En 1949 el Congreso promulgó la Ley de Alquiler Forzoso, que permitía a los campesinos arrendar tierras no utilizadas en grandes propiedades. El gobierno también comenzó a distribuir tierras confiscadas a sus propietarios alemanes durante la Segunda Guerra Mundial.

La coalición populista de Arévalo comenzó a desmoronarse a principios de su administración. Entre las causas estaban el establecimiento de lazos diplomáticos con la Unión Soviética el 20 de abril de 1945, el surgimiento del liderazgo comunista en la Confederación de Trabajadores de Guatemala (Víctor Manuel Gutíerrez Garbín) y el Partido de Acción Revolucionaria (José Manuel Fortuny), la creación de la Escuela Claridad de orientación comunista (1946), y la aprobación de una Ley de Expresión del Pensamiento (1947) que amplió la definición de sedición para incluir cualquier cosa que instara a "ignorar las leyes o las autoridades".

El golpe final a la legitimidad de la administración de Arévalo fue su connivencia con su sucesor escogido, el capitán Jacobo Arbenz, en el asesinato del conservador rival presidencial de Arbenz, el mayor Francisco Javier Arana, el 18 de julio de 1949. El asesinato desató una rebelión militar que fue sofocado por estudiantes y trabajadores armados por el ministro de Defensa Arbenz. Sin embargo, estimulados por las manifestaciones del "minuto de silencio" en conmemoración del asesinato, muchos estudiantes y profesionales se unieron a la oposición conservadora. En total, el presidente Arévalo tuvo que hacer frente a más de veinte intentos de golpe de Estado contra su gobierno.

Aunque dejó Guatemala al final de su presidencia y Arbenz fue derrocado en 1954, arevalismo siguió siendo una corriente importante en la política guatemalteca y fue muy temido por los partidarios de la contrarrevolución de 1954. Su anuncio de 1962 (desde México) de que se postularía nuevamente para la presidencia en 1963 precipitó la demanda de que se lanzara un "golpe preventivo" El ejercito. El 29 de marzo cruzó en secreto la frontera mexicana, lo que precipitó el derrocamiento del gobierno de Ydígoras Fuentes. El gobierno militar que siguió canceló las elecciones, poniendo fin a su candidatura a la presidencia. Regresó a la ciudad de Guatemala en la década de 1980, donde vivió hasta su muerte.