Acuerdo Sykes-Picot (1916)

Documento de la Primera Guerra Mundial de 1916 que habría dividido el Medio Oriente en esferas británica y francesa.

El Acuerdo Sykes-Picot fue uno de los documentos diplomáticos fundamentales de la Primera Guerra Mundial sobre Oriente Medio. Fue negociado en secreto a finales de 1915 por Sir Mark Sykes de Gran Bretaña y Georges François Picot de Francia, con pleno conocimiento de sus respectivos Ministerios de Relaciones Exteriores. Previó una partición de Oriente Medio en las esferas francesa y británica.

Los franceses iban a tener el control directo de Siria, Líbano y Cilicia, además de una zona de influencia que se extendía al este desde Damasco y Alepo a través de Mosul. A los británicos se les concedió el control directo de las provincias mesopotámicas (ahora Irak) de Bagdad y Basora, así como una zona de influencia que se extiende desde Basora hasta Palestina. Palestina misma iba a quedar bajo administración internacional.

Bajo el subsiguiente Acuerdo anglo-ruso-francés de 1916, los rusos se adhirieron a Sykes-Picot después de extensas discusiones entre Sykes y el ministro de Relaciones Exteriores ruso, Sergei Sazanov. A cambio de su apoyo, los rusos obtuvieron el control directo sobre gran parte del este de Anatolia. En un intento exitoso de avergonzar a la coalición, los bolcheviques hicieron públicos los términos del Acuerdo anglo-ruso-francés en la primavera de 1918. Los árabes afirmaron que Sykes-Picot contradecía las promesas que les hizo la correspondencia Hussein-McMahon, y los judíos afirmaron que contravenía la Declaración Balfour. El presidente estadounidense Woodrow Wilson deseaba anular Sykes-Picot, e incluso Sykes pronto repudió el acuerdo. No obstante, aunque los franceses renunciaron a su reclamo de Mosul y Gran Bretaña ganó el control de Palestina, los tratados de Medio Oriente enmarcados en los Acuerdos de Paz de París después de la Primera Guerra Mundial reflejaron de cerca el Acuerdo Sykes-Picot.