Acuerdo petrolero británico-francés

acuerdo que colocó a Palestina e Irak bajo mandato británico y a la recientemente dividida Siria y Líbano bajo mandato francés.

El Acuerdo Petrolero Británico-Francés fue anunciado el 5 de mayo de 1920 en la reunión del Consejo Supremo de la Sociedad de Naciones. Se llevó a cabo en San Remo, Italia, en respuesta y en repudio a la resolución de marzo de 1920 en Damasco del Congreso General Sirio que proclamó la independencia de Siria. Según el acuerdo, la Gran Siria se dividió en Siria y el Líbano, que quedaron bajo mandato francés, mientras que Palestina quedó bajo mandato británico. El mandato británico para Palestina se encargó de implementar la Declaración Balfour del 2 de noviembre de 1917, que pedía el establecimiento de una patria para el pueblo judío sin tener que "perjudicar los derechos civiles y religiosos de las comunidades no judías existentes en Palestina". Bajo los términos del Acuerdo Británico-Francés, Irak en su totalidad quedó bajo el mandato británico.

El acuerdo también otorgó a los británicos el control permanente sobre cualquier entidad que explotara el petróleo de Mesopotamia, incluida la Compañía Turca de Petróleo (TPC), que se estableció con la exitosa manipulación del empresario armenio Calouste Gulbenkian. Mesopotamia era estratégicamente importante para los británicos debido a sus rutas militares y comerciales a la India. Con su decisión antes de la Primera Guerra Mundial de reemplazar el carbón por petróleo como la principal fuente de energía para su flota naval, Gran Bretaña planeó controlar las posibles fuentes de petróleo iraquí incluso antes de que se estableciera el TPC en 1912. Aunque Irak se convirtió en un mandato británico en 1920, no había garantía de que se le diera a TPC una concesión para la exploración de petróleo en Irak. Las complicaciones surgieron de los términos del Acuerdo de San Remo, que estipulaba que Irak podría tener una participación del 20 por ciento en TPC si invirtiera. A pesar de la objeción de Irak, se decidió que Irak recibiría una tarifa fija como regalías por tonelada pagaderas en libras esterlinas, pero con una cláusula de oro, es decir, en unidades de oro por libra el día del acuerdo. Irak tenía la intención de salvaguardar los pagos futuros que recibe de regalías de posibles devaluaciones de la libra. TPC ganó la concesión de exploración de petróleo en Irak en 1925, y el descubrimiento de petróleo en las cercanías de Kirkuk ocurrió el 15 de octubre de 1927. TPC pasó a llamarse Iraq Petroleum Company (IPC) en 1929.

En su afán por tener el control sobre Irak, el Acuerdo Británico-Francés, conocido también como Acuerdo de San Remo, fue precedido por varios desarrollos relevantes. El más importante fue la conclusión del Acuerdo secreto Sykes-Picot de 1916 por Gran Bretaña, Francia y Rusia, que dividió las esferas de influencia sobre Siria e Irak, el último de los cuales estaría bajo el dominio de los británicos. De hecho, el Acuerdo Franco-Británico fue simplemente una formulación de lo que se había acordado en secreto. Tras la revolución comunista de 1917, Moscú reveló los términos del Acuerdo Sykes-Picot para avergonzar tanto a Inglaterra como a Francia y dar un empujón a la revuelta árabe y al nacionalismo.