Acuerdo de Ha-avarah

Acuerdo que permitió a los judíos transferir activos limitados de la Alemania nazi a Palestina.

En agosto de 1933, el Ministerio de Economía alemán concluyó el llamado Acuerdo de Ha-avarah (transferencia) con funcionarios judíos en Palestina y representantes de la Federación Sionista Alemana. Violentamente antisemita y ansioso por librar a Alemania de sus judíos, el nuevo gobierno de Adolf Hitler compartió con los sionistas el objetivo de facilitar las salidas de judíos a Palestina. El Acuerdo de Ha-avarah permitió a los judíos cuyos activos se mantenían en cuentas bloqueadas en Alemania transferir parte de sus ahorros a Palestina, donde el dinero se utilizaría para comprar productos alemanes. Para el nuevo gobierno nazi, Ha-avarah tenía la ventaja de promover tanto la emigración judía como las exportaciones alemanas; para los judíos alemanes asediados, el acuerdo era una forma de salvar algunos bienes judíos y escapar de la persecución. Aunque complacidos por la forma en que Ha-avarah socavó a los judíos que defendían un boicot a Alemania, los políticos nazis también se opusieron a un estado judío independiente en Palestina, creyendo que esto fortalecería la mano de los judíos contra Alemania a nivel internacional. No obstante, el propio Hitler se negó a rechazar a Ha-avarah, por lo que sus subordinados mantuvieron la política hasta poco después del estallido de la guerra en 1939. Al final, unos 60,000 judíos pudieron haberse beneficiado de sus disposiciones y se transfirieron unos 100 millones de marcos de Alemania a Palestina.